peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


Newest pictures Comics/Fantasy/Anime
como.desenamorarse.peperonity.net

Paso Nº2

Liberar al Yo­Consciente

El objetivo de este paso es destapar la olla de los pensamientos que nos condenan a sufrir por
el amor de otra persona, tomar consciencia de las creencias erróneas que nos conducen una y
otra vez a los mismos precipicios, y eliminarlas, modificarlas, o asumir las consecuencias.
Dicho de otro modo: tienes que detectar las programaciones mentales que, a modo de virus
informáticos, provocan un funcionamiento catastrófico del sistema. Por cada virus mental,
fabricarás una vacuna intelectual.

ACERCA DEL ENAMORAMIENTO
¿QUÉ ES?
El enamoramiento es una cuerda elástica, invisible, de longitud prácticamente cero. Cuando
se activa y te engancha a otra persona, desencadena una marea de reacciones y procesos a
nivel total del organismo: químicos, fisiológicos, conductuales, cognitivos, el dinero que
llevas en los bolsillos pasa a estado gaseoso y desaparece... una locura; y hasta que no
transcurre un tiempo y te apaciguas, tu vida exhibe el mismo equilibrio que un melenudo
borracho bajando un puerto de montaña en monociclo.
La cuerda elástica es una de las herramientas que utiliza la naturaleza para unir individuos
en proyectos comunes; y , la reproducción, en la especie humana, es una tarea muy común...
Lleva incorporado un sistema de puntería programado para guiar al individuo hacia una
inversión genética óptima y rentable, orientando al perfeccionamiento de la especie –siempre
que las posibilidades del individuo y la coyuntura del mercado de la coyunda lo permitan—.
Viene equipada con un potente motor capaz de impulsar , ¡e incluso convertir en impetuoso!,
al holgazán indolente y perruno que ganó la codiciada medalla de oro en gandulismo libre
olímpico, y le predispone a mantener una supercolaboración con la pareja y su descendencia.
La cuerda invisible une, afianza, mejora las condiciones de vida de las parejas –se supone—,
y aumenta la probabilidad de supervivencia, tanto del individuo como de la especie.

¿¡¿Y LA MAGIA DEL AMOR?!?
Añade magia al gusto, ¡faltaría más!, es tu vida; pero antes piensa que:
1­ No es lo mismo la experiencia en algo, que saber qué es ese algo:
– Una cosa es morir abrasado y otra saber qué es el fuego.
– Una cosa es la experiencia de tener sed, y otra cosa bien distinta, saber lo que es la sed.
– Puedes ser el mejor cocinero del mundo, el rey de la gastronomía, comer 70 veces al día,
y no saber qué es la alimentación.
– No es lo mismo la experiencia de ver , que saber qué es la vista y cómo funciona la
maquinaria implicada.
– Una cosa es la sensación de pincharse el dedo con una aguja, y otra, saber qué ocurre en
tu sistema nervioso para que decidas abandonar definitivamente la costura.
– Has pasado cien veces la gripe, conoces perfectamente la experiencia de padecer gripe;
pero eso no ayuda demasiado a saber qué es el virus de la gripe.
– Sabes engendrar hijos; pero eso no significa que sepas cómo fabricar un ser humano.
Podrías tener 88 hijos y no saber siquiera qué es el ADN, los aminoácidos...
– Por más rayas de cocaína que esnifes, por “maravillosos y mágicos” que sean sus efectos,
jamás aprenderás por ese camino a qué se deben esos “vuelos”.
– Una cosa es la vivencia de estar enamorado; otra, saber qué es el enamoramiento.
2­ A imagen y semejanza de las civilizaciones antiguas, tal y como ellos hicieron con el sol,
hemos elaborado con el amor de pareja, un dios de necesaria adoración y prohibida reflexión.
Partiendo de hechos reales, casi sin darnos cuenta, hemos delirado hasta fundar un sistema
de valores y creencias que nos amarga la existencia, hemos convertido al amor de pareja en
una religión, muy bonita, sí, preciosa; pero confeccionada para un ser humano que no existe;
y el ser humano real, aunque lo intenta con todo su empeño, no la puede tolerar , no la puede
digerir , no puede metabolizar sus fundamentos y preceptos porque es una religión
incompatible con su verdadera naturaleza; y si no escarmienta, seguirá dándose miles y miles
de testarazos contra el muro de piedra.
El despropósito es semejante a llenar un acuario con el mejor champán: pobres pececitos.
Al igual que el sol, el amor de pareja existe y es positivo; pero nos hemos inventado tal
cantidad de postulados inexactos, mandamientos fraudulentos, paradigmas de fantasía de
obligado anhelo, rituales irracionales, sacrificios destructivos, expectativas sobrehumanas,
exigencias meta­angélicas, ceremonias pan­condenatorias, un cielo para diletantes mojigatos,
el infierno para los malvados herejes renegados, un limbo para bienintencionados frustrados,
el purgatorio para los especialistas fracasados, un mundo terreno de éxtasis ultra­placentero
sólo apto para débiles ídolos faustos y superficiales modelos legendarios hiper­glorificados... ,
que la profesión de la punitiva religión, al ser humano verdadero, le reporta una tonelada de
calamidad y desgracia por cada kilo de felicidad y bienaventuranza.
Tú decides:
El sol, ¿dios o estrella?

UNA NUBE DE SANDECES...
...nos rodea y nos envuelve. Aquí tienes algunos de los virus más peligrosos:
Serás inmensamente feliz cuando tengas pareja
Sí, si tomamos como verídico al personaje del cuento de hadas, de la canción, de la película y
del oligofrénico culebrón. Y es que todo es tan bello y deseable en las arengas de los
sacerdotes del amor romántico y en el ideal que sueñas y persigues... (suspiros)
No, si observamos lo que le ocurre a la persona de carne y hueso. Analizando a la pareja del
mundo real, casi se podría aseverar , que para alcanzar serena felicidad, es imprescindible
carecer de ella. (los monjes saben latín)
Abre los ojos, explora en silencio, examina con objetividad y compara. No te quedes en las
apariencias, no te dejes impresionar por la repipi retórica de los primeros meses de euforia, ni
por el exagerado jolgorio prefabricado para el día de la boda, ni por las deslumbrantes
diversiones diseñadas para personas inventadas; profundiza un poco. A tu alrededor tienes
millones de ejemplos del ser humano auténtico que ha encontrado “el amor verdadero”;
muestras vivas, válidas y verídicas del individuo genuino conviviendo con su eterno amante;
ahíto de insatisfacción, decepción y depresión; cargado de obligación, rencor y frustración;
pagando la hora de paz y tranquilidad a precio de oro y diamante. Su redención se convirtió
en su perdición, su libertad en su penitenciaría, su devoción en su imposición, su ansia en su
tortura, su alborozo en su calvario y su dulzura en su amargura. La otrora pasión devino en
oficio rutinario de resignado funcionario y el mágico deleite en insípida costumbre. Esperaba
un paraíso terrenal; únicamente cambió de vida, y algunos problemas por muchos otros.
Con sinceridad: ¿Conoces parejas –con profundidad— que den envidia?

No se puede hacer nada para modificar los sentimientos
Paparruchas. Sí que se puede. Lo hacemos cada día; lo que ocurre es que sólo reparamos en
ello cuando fracasamos –como las muelas del juicio: sólo nos acordamos de ellas cuando
duelen—, o cuando, de tanto que podemos, se nos va de las manos. Al tener en cuenta
solamente las ocasiones en las que no lo logramos, creemos erróneamente que no podemos;
si apuntásemos los éxitos, el resultado sería demoledor a favor .
De todos modos, ha de quedar bien claro que no necesitamos luchar contra los sentimientos.
Imagina que un hombre cae a un río caudaloso, la corriente lo arrastra, las rocas le golpean...
su salvación no está en batallar contra el río, sino en luchar para salir del río. Te atan las
manos con esposas: la solución no está en pelear contra esas cadenas, sino en utilizar la llave,
o algún método válido, para soltarse.
Luchar contra el amor es tan inteligente y eficaz como luchar contra la velocidad luz.
La clave está en desatarse y escapar.

Nadie sentirá por ti lo que yo siento; nadie te podrá querer tanto como yo te quiero.
Pamplinas y tontunas. Más nos vale dejar el laurel para cocinar pollo al vino blanco, pues la
activación de este virus, muy a pesar del fanático enamorado, garantiza no sólo “tanto como”,
también “más”, y , sobre todo, “mucho mejor”.

De la fuerza de la belleza y los encantos
Nada. 0. La belleza no tiene fuerza en sí misma; aunque posee una valiosísima habilidad:
desatar las verdaderas fuerzas y ponerlas a trabajar para ella. La belleza es el color rojo de la
muleta que provoca la embestida del toro, en quien reside el auténtico poder y la fuerza.
La belleza y los encantos no son más que el cebo para que caigas en la trampa biológica.
Cuando picas, tus genes se vuelven locos por recombinarse con los genes del portador del
encanto, y tú, te conviertes en su marioneta.
¿Qué ocurriría si los toros tomaran consciencia del ...


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.