peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


sanssaraa - Newest pictures Animation Animated
destellos.de.luz.peperonity.net

'º°☆¤Un mecanismo maravilloso!¤☆°º'



Nuestras palabras determinan lo que recibimos. Así como los pensamientos afectan nuestras circunstancias, también las palabras. Nuestras palabras forjan nuestra actitud y determinan lo que habremos de atraer y experimentar. Cuando nos interesamos seriamente en ser felices, tenemos cuidado al hablar.

Porque así lo hemos decidido, hablamos positivamente sobre nosotros mismos y evitamos sobajarnos. No se trata de imaginar que uno es perfecto, sino de integrar uno de los elementos que nos hacen tomar conciencia de que no es posible sentirse bien con uno mismo si no dejamos de quejarnos de nuestra propia persona.

Nadie más que tú mismo eres responsable de tus palabras. También tienes que asumir la responsabilidad de tus pensamientos; tienes que considerar muy seriamente qué tipo de pensamientos debes albergar en tu mente. Cuando una persona verdaderamente está harta de ser infeliz, modificará su actitud. Cambiará su manera de hablar.

Se requiere disciplina y esfuerzo, pero el asunto es simple. Disciplinarnos para controlar lo que decimos y pensamos exige que nos diferenciemos de la muchedumbre. Tal es la naturaleza de la excelencia.

Las palabras afectan nuestro poder personal. Las palabras que empleamos se filtran constantemente en nuestro subconsciente y se convierten en parte de nuestro carácter y de nuestra persona. Ellas revelan a los demás con exactitud qué tanta es nuestra seriedad y nuestro compromiso por obtener resultados positivos.

Siempre que utilizamos la palabra «tratar», damos a entender que no tenemos el control de la situación. La expresión «no puedo» también menoscaba nuestro poder personal. Decir simplemente «no», en lugar de «no puedo», suele ser más exacto.

Jamás olvidamos algo. Tenemos toda la información en la mente. El problema es evocarla. Las palabras afectan el subconsciente, y la memoria está estrechamente ligada a éste. Si de manera constante alimentas tu subconsciente con el programa «recuerdo las cosas», notarás que tu capacidad de evocación aumenta drásticamente.

Una afirmación es un pensamiento positivo que evocamos repetidamente. Utilizar afirmaciones te permite elegir pensamientos de calidad e implantarlos en tu subconsciente para sentirte y actuar mejor. Puedes servirte de las afirmaciones para lograr resultados positivos en muchas de tus actividades. Las posibilidades son interminables.

Utilizar las afirmaciones no quiere decir que ya no tengas la obligación de esforzarte para mejorar tu situación. Las afirmaciones son atajos para condicionar tu mente y obtener lo que deseas. Si decides integrarlas a tu vida diaria, advertirás que son herramientas sencillas y poderosas. Demasiado sencillas, podría decirse.

Existen ciertas reglas que debemos tener presente al hacer uso de las afirmaciones:

Tu mente siempre se mueve hacia lo que piensas. Si preparas una afirmación tal como que no quieres hacer determinada cosa o no sentirte enfermo, los resultados dejarán mucho que desear. Tu mente seguirá desplazándose exactamente hacia lo que no quieres.
Las afirmaciones son mucho más efectivas cuando se repiten en voz alta o cuando las escribimos. Si solamente las piensas, tu mente tiende a vagar hacia otras cosas. Decirlas en voz alta o escribirlas mantiene tu mente concentrada en ellas.
La repetición es importante. Si deseas reestructurar el sistema de creencias que has conservado durante veinte años, hará falta perseverancia.

Las palabras que empleamos afectan nuestra manera de pensar y sentir. Nuestros pensamientos inciden sobre lo que decimos y sentimos. Nuestros sentimientos influyen sobre lo que decimos y pensamos. He aquí el triángulo de la victoria. Cuando nos sentimos deprimidos, resulta mucho más fácil modificar lo que decimos, que lo que pensamos y sentimos.

En muy poco tiempo, nuestras palabras empezarán a surtir un efecto positivo sobre nuestros pensamientos y sentimientos. Así se rompe el triángulo vicioso y empezamos a sentirnos mejor con respecto de la situación.

Una actitud agradecida también surte efecto a nivel mundano. Al descubrir cómo opera de la mente y advertir que la vida suele depararnos lo que pensamos, y que tendemos a recibir lo que subconscientemente esperamos, pensé que para seguir teniendo buena suerte necesitaba sentirme afortunado.

Es absolutamente indispensable dar gracias a Dios por lo que tenemos. Debemos estar conscientes de todas y cada una de las bendiciones que hemos recibido. Sobre esta base es que debemos intentar explicar por qué la mente actúa como un imán y por qué gravitamos hacia aquello que pensamos.

Si una persona no deja de comentar que nada le sale bien, que nunca le alcanza el dinero, que nadie la quiere, que siempre le tocan los trabajos desagradables y que la vida es una desdicha, continuará atrayendo más calamidades. A nivel consciente, hará caso omiso de las oportunidades que se le presenten. Rehusará las ofertas de ayuda, y continuará proyectándose hacia la bancarrota económica.

A nivel subconsciente rechazará las oportunidades y atraerá desgracia tras desgracia, para comprobar que la vida se desarrolla justamente como esperaba. Desde su punto de vista nada puede salirle bien, ni tampoco puede formar un patrimonio, por lo cual él mismo procurará crearse una vida acorde con sus sistema de creencias.

Quien piensa constantemente en lo que le falta, tiende a recibir cada vez menos de lo que desea. Quienes gozan de las más bellas amistades, son quienes más las valoran. Las personas que viven activamente y con plenitud son las que todo el tiempo se alegran por lo que la vida les ha otorgado.

En muchos casos, la sociedad nos condiciona a ver el lado negativo de la vida. Si diez cosas marchan bien y una mal, tendemos a fijarnos en esta última. Demasiadas personas opinan que ser realista y racional significa atender solamente los defectos. Si te sientes infeliz por todo lo que quisieras tener y no tienes, ¡piensa en todo lo que no tienes y que no quisieras tener! ¡Todo tiene su lado positivo!.

Una actitud de agradecimiento es garantía de que nuestra atención se dirige hacia lo que queremos. Si nos visualizamos en una vida de abundancia y prosperidad, y damos las gracias por lo que tenemos, muchas otras cosas buenas llegarán a nuestras vidas. Cada vez más frecuentemente las oportunidades saldrán a nuestro encuentro. Se trata de un mecanismo maravilloso.

Andrew Matthews

******************

Our words determine what we receive. And thoughts affect our circumstances, the words. Our words shape our behavior and determine what we will attract and experiment. When we seriously interested in being happy, we are careful to speak.

Because so we decided we speak positively about ourselves and avoid sobajarnos. This is not to imagine that one is perfect, but to integrate one of the elements that make us realize that you can not feel good with yourself if you do not stop complaining about our own person.

Anyone other than yourself you are responsible for your words. You also have to take responsibility for your thoughts, you have to consider very seriously what kind of thoughts you should hold in your mind. When a person is really tired of being unhappy, change your attitude. Change the way you talk.

It requires discipline and effort, but the question is simple. Discipline to control what we say and requires that we think stand out from the crowd. Such is the nature of excellence.

Words affect our personal power. The words we use are constantly filtering in our subconscious and become part of our character and our person. They reveal to others exactly how much is our seriousness and our commitment to achieving positive outcomes.

Whenever we use the word "treat", we understand that we have no control over the situation. The expression "can not" also undermines our personal power. Just say 'no' instead of 'can not' is often more accurate.

Never forget anything. We have all the information in mind. The problem is reminiscent. The words affect the subconscious, and the memory is closely linked to it. If you consistently feed your subconscious with the program remember things, notice that your ability to evoke increases dramatically.

An affirmation is a positive thought to evoke repeatedly. Use assertions lets you choose quality and implant thoughts into your subconscious so you feel and act better. You can serve the assertions to achieve positive results in many of your activities. The possibilities are endless.

Using affirmations is not to say that they no longer have the obligation to esforzarte to improve your situation. Affirmations are short cuts to condition your mind and get what they want. If you decide to integrate them into your daily life, you will find that they are simple and powerful. Too simple, you could say.

There are certain rules that must be present to make use of the statements:

Your mind is always moving toward what you think. If you prepare a statement as you do not want to do certain things or not to feel sick, the results leave much to be desired. Your mind will move into what exactly do not want to.
Affirmations are more effective when repeated aloud or when we write. If you only think, your mind tends to wander to other things. Tell aloud or write keeps your mind focused on them.
Repetition is important. If you want to restructure the system of beliefs that have kept for twenty years will require perseverance.

The words we use affect our thinking and feeling. Our thoughts affect what we say and feel. Our feelings influence what we say and think. Here the triangle of victory. When we feel depressed, it's much easier to modify what we say, that what we think and feel.

In no time, our words begin to have a positive effect on our thoughts and feelings. This breaks the vicious triangle and began to feel better about the situation there.

An attitude of ...


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.