peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


empirestate - Newest pictures Architecture Building
devocionales.peperonity.net

Las ganas de saltar

The desire to jump





Las ganas de saltar

En abril del 2006, un hombre intentó saltar desde la parte superior del edificio Empire State.

En el último minuto, los guardias de seguridad le detuvieron y la policía de la Ciudad de Nueva York le acusó de imprudencia temeraria en primer grado. Posteriormente, un juez retiró los cargos, haciendo notar que el hombre había tomado medidas para garantizar la seguridad de los demás.

Este hombre se llama Jeb Corliss. El deporte extremo que más le gusta es saltar desde las estructuras más elevadas del mundo con un paracaídas amarrado a su espalda. Anteriormente a este intento en el Empire State, él ya había realizado tres mil saltos exitosos, entre los que se incluían otros desde las Torres Petronas en Kuala Lumpur, la Torre Eiffel, y el Puente Golden Gate.

Un salto más peligroso

Con todo lo peligroso que pudiera parecer el deporte extremo de Jeb, éste no llega a ser tan arriesgado como algo que todos hacemos cuando saltamos a conclusiones equivocadas en cuanto a asuntos importantes.

La Biblia nos da un ejemplo clásico de dicho salto. Sucedió alrededor del año 1400 a.C. y conlleva la importancia de uno de esos «primeros eventos» que sienta el precedente y el tono de precaución para el futuro.

Los siete años que duró la conquista de Canaán estaban llegando a su fin. Los soldados de las familias que se habían establecido al lado este del río Jordán habían vuelto a casa para reunirse con su parentela (Josué 22).

Justo cuando la paz estaba llegando a Israel, alguien en el oeste escuchó que las familias del lado este habían construido un altar enorme. Debido a que la ley de Moisés no permitía otros lugares de sacrificio que los autorizados, rápidamente se corrió la voz de que «el lado este» estaba cayendo en la idolatría. Los rumores se difundieron y los ánimos se enardecieron por un evento impertinente que parecía estar poniendo en riesgo la seguridad de toda la familia.

Tan sólo unos años antes, cuando algunos de entre el pueblo de Israel se vieron enredados en la adoración a dioses extranjeros, Dios envió una plaga que mató a 24 mil (Números 25:9). Y posteriormente, las acciones infieles de un hombre llamado Acán fueron la causa de que la ira de Dios cayera sobre toda la nación (Josué 7).

Con semejantes crisis nacionales en sus mentes, las familias del oeste procedieron con rapidez. El registro de Josué nos dice: «Cuando oyeron esto los hijos de Israel, se juntó toda la congregación de los hijos de Israel en Silo, para subir a pelear contra ellos» (Josué 22:12).

Silo significa «lugar de descanso». Pero los que estaban allí reunidos estaban listos para librar una guerra civil para defender su honor y seguridad nacional.

Palabras de sabiduría

Sin embargo, la sabiduría prevaleció antes de que ese juicio apresurado tuviera consecuencias inevitables. En el Monte Sinaí, los ancestros del pueblo de Israel habían recibido una ley que les decía qué hacer cuando surgiera una ocasión como ésa. Si alguna comunidad en Israel se volvía a adorar a otros dioses, ellos habrían de «inquirir […], y buscar […] y preguntar […] con diligencia; y si pareciera verdad, cosa cierta, que tal abominación se hizo en medio de [ellos], irremisiblemente herir[ían] a filo de espada a los moradores de aquella ciudad, y destruyéndola con todo lo que en ella hubiera, y también matar[ían] sus ganados a filo de espada» (Deuteronomio 13:14-15).

Siguiendo estas instrucciones, el pueblo del oeste formó una delegación de líderes de familias para llevar a cabo la constatación de los hechos. Le pidieron a un hombre, quien se había ganado su respeto en una crisis anterior, que dirigiera el grupo (Números 25:1-9; Josué 22:13-14).

Respuestas inesperadas

Cuando la delegación llegó hasta donde moraban sus hermanos en el este, estaba lista para enfrentar lo peor. Acusó a las tribus del este de ignorar el pasado y de poner en peligro el futuro de toda la nación.

Luego vino la sorpresa. Después de escuchar las acusaciones, los portavoces del este tranquilizaron a la delegación, asegurándole que no tenían intención alguna de hacer sacrificios en este altar. Debido a que el río Jordán les separaba del resto de la familia, construyeron el altar como un monumento a la unidad nacional (Josué 22;24-27). Querían que las generaciones futuras recordaran su relación con toda la nación y con el Dios de Israel.

Cuando el consejo investigador regresó a casa, todo Israel celebró el resultado. El altar no era lo que se creía. Era, en palabras de sus hermanos, «testimonio […] entre nosotros que Jehová es Dios» (v. 34).

Si se hubiese obedecido a las ganas de saltar a una conclusión equivocada, muchas personas habrían muerto. Una familia se habría enfrascado en una guerra contra sí misma. El nombre del Señor habría quedado deshonrado en la región.

Saltar desde el edificio Empire State podría parecer imprudente y peligroso, incluso con un paracaídas. Pero nada es más peligroso para nosotros y para los demás que saltar demasiado rápido a conclusiones que pueden llevar a la pérdida de una reputación, la división familiar e incluso la guerra.

Nosotros mismos debemos comprobar ahora lo que aprendieron los hijos de Israel. Hay demasiadas maneras de saltar a falsas conclusiones. Escuchar tan sólo a una parte del conflicto (Proverbios 18:17), asumir la culpa por asociación (Lucas 7:34), y repetir información dañina que no se ha confirmado como si fuera un hecho ( Josué 22:11) son sólo algunos de los saltos que nos hacen daño a nosotros y a los demás.

Recordémonos unos a otros que, si un rumor es lo suficientemente importante como para causar preocupación, es lo suficientemente importante para confirmarlo.

Padre celestial, estamos tan inclinados a pensar lo peor acerca de los demás. Tenemos una historia llena de actos impulsivos y que se basan en relatos parciales. Queremos cambiar por amor a Ti y por amor a los unos por los otros. Por favor, ayúdanos a aprender los caminos de la sabiduría y la paz. Ayúdanos a ser prontos para oír, tardos para hablar y tardos para airarnos. –Mart De Haan

******************

The desire to jump

In April 2006, a man tried to jump from the top of the Empire State Building.

At the last minute, security guards stopped him and the police of the City of New York charged him with first-degree reckless endangerment. Subsequently, a judge dropped the charges, noting that the man had taken steps to ensure the safety of others.

This man is named Jeb Corliss. The most extreme sport that likes to jump from the structures is highest in the world with a parachute tied to his back. Earlier this attempt at the Empire State, he had already made three thousand successful jumps, which included others from the Petronas Towers in Kuala Lumpur, the Eiffel Tower and the Golden Gate Bridge.

A more dangerous leap

Yet how dangerous it might seem extreme sport of Jeb, it fails to be as risky as something we all do when we jump to wrong conclusions about important issues.

The Bible gives us a classic example of that jump. It happened around the year 1400 a.C. and implies the importance of one of those "first events" that sets up the precedent and tone of caution for the future.

The seven years of the conquest of Canaan were coming to an end. The soldiers of the families that had been established at the east side of the Jordan River had returned home to join their kindred (Joshua 22).

Just when peace was coming to Israel, someone in the West heard that the families of the east side had built a huge altar. Because the law of Moses did not allow other places of sacrifice that those authorized, quickly ran to the voice of "the east side" was falling into idolatry. The rumors were spread and inflame the mood was impertinent for an event that seemed to be putting at risk the security of the entire family.

Just a few years ago, when some of the people of Israel were caught up in the worship of foreign gods, God sent a plague which killed 24 thousand (Numbers 25:9). And then, the actions of an unfaithful man named Achan were the cause of the wrath of God fell on the entire nation (Joshua 7).

With similar national crises in their minds, the families of the west proceeded rapidly. The record of Joshua tells us: "When they heard that the children of Israel, he joined the congregation of all the children of Israel in Shiloh, to climb to fight against them" (Joshua 22:12).

Shiloh means "place of rest". But those who were gathered there were ready to wage a civil war to defend their honor and national security.

Words of wisdom

But the wisdom that prevailed before the trial had rushed inevitable consequences. At Mount Sinai, the ancestors of the people of Israel had a law that told them what to do when an opportunity arises like that. If any community in Israel is returning to worship other gods, they would "inquire [...] and find [...] and ask [...] diligently, and if it seems true thing for certain, that this abomination was in the middle of [them], inevitably hurt [Ian] he edged sword of the inhabitants of that city, and destroying everything that she had, and also kill [Ian] their herds to edge sword "(Deuteronomy 13:14 -- 15).

By following these instructions, the people of the west formed a delegation of leaders of families to carry out the finding of facts. Asked one man, who had won their respect in an earlier crisis, to lead the group (Numbers 25:1-9; Joshua 22:13-14).

Unexpected answers

When the delegation arrived to where his brothers dwelt in the east, was ready to face the worst. He accused the tribes of eastern ignore the past and jeopardize the future of the entire nation.

Then came the surprise. After hearing the charges, the spokespersons of this reassured the delegation, assured that they had no intention whatsoever of making sacrifices at this altar. Because the Jordan River separating them from the rest of the family, built the ...


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.