peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


fe b black hands with rose posters - Newest pictures Comics/Fantasy/Anime
ecos.de.fe.peperonity.net

[»«]La Vida Cambiada[»«]

׺°”-·=»‡«=·-”°º×

LA VIDA CAMBIADA

±‡±

Cuando llegasteis a ser Cristiano hubo un cambio grande en tu vida. Jesucristo tomó tu lugar, y murió por ti en la cruz. Todos tus pecados fueron puestos en Jesucristo, y él murió en lugar tuyo. En esa gran transacción Cristo tomó todos tus pecados y todas tus culpas, y tu recibisteis su justicia como tu posición eterna en Cristo.

El apóstol Pablo expresó este gran principio espiritual en las siguientes palabras. “Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios” (II Corintios 5:21)

El apóstol Pedro hizo el mismo énfasis cuando escribió lo siguiente. “Porque Cristo también murió por los pecados una sola vez, el justo por el injusto, de manera que el pueda llevarnos a Dios, habiendo sido puesto en la muerte en cuerpo, pero hecho vivo en el espíritu” (II Pedro 3:18) Cristo llevó al madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y vivamos para la justicia; por sus heridas ustedes han sido sanados” (I Pedro 2:24) El que estaba libre de pecado murió por el pecador.

JESUS MURIO COMO NUESTRO SUSTITUTO
Nuestra buena relación con Dios está basada en lo que Cristo hizo por nosotros en la cruz. Jesús murió por nosotros. Él tomó nuestro lugar en la cruz y pagó el precio de nuestros pecados. La Biblia dice, “Por que la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 6:23)

Hemos sido salvados por gracia por medio de la fe. Sin embargo, al reconocer que nadie es justificado por las obras que demanda la ley sino por la fe en Jesucristo, también nosotros hemos puesto nuestra fe en Cristo Jesús, para ser justificados por la fe en él y no por las obras de la ley; porque por éstas nadie será justificado.” (Gálatas 2:16)

Justificación es una posición legal con Dios basada en la muerte y resurrección de Cristo y nuestra fe en él. La palabra que Pablo usa (dikaioo), viene de la corte legal Romana significando justicia. Por lo tanto, justificación es el pago legal y formal de la culpabilidad por Dios quien es el Juez. Es el pronunciamiento del pecador como justo, quien cree en el Señor Jesucristo.

Supongamos por un momento que muero por la noche y estoy ante Dios quien es el Juez Supremo del Universo. De seguro que me preguntara, ¿Wil Pounds, por que debería de dejarte entrar al cielo? Tú eres un vil pecador. ¿Qué vas a alegar?”

Mi respuesta sería, “Yo alego culpabilidad, su señoría.”

Mi abogado, Jesucristo, quien esta a mi lado y es el que habla por mí. El dice, “su señoría, es cierto que Wil Pounds es un gran pecador. El es culpable, sin embargo, Padre, Yo morí por él en la cruz y resucite de los muertos. Wil Pounds ha puesto su fe y á confiado en mi y por todo lo que yo hice por él en la cruz. Él es un creyente. Yo morí por él, y me ha aceptado como su sustituto.”

Dios viene a mí y dice, “¿Es eso cierto?”

Yo responderé a él, si, Señor! Esa es la verdad. Estoy clamando a la sangre derramada de Jesucristo para limpiarme de todo pecado. He puesto mi fe en Jesús para salvarme por toda la eternidad. Esto es lo que tú has prometido en tu palabra. Jesús dijo, “Por que de tal manera amo Dios al mundo, que dio a su hijo unigénito para que todo aquel que en él crea no se pierda mas tenga vida eterna.”



Dios responde: ¡Absuelto! Por orden de esta corte yo demando que seas puesto en libertad. El precio ha sido pagado por mi hijo.”

Por lo tanto, ahora puedo irme a casa y vivir con el Juez!

Justificación significa que en el momento de la salvación Dios soberanamente declara al pecador creyente justo a su mirada. El pecador creyente es declarado ser justo ante Dios.

En el momento que tu creísteis en Cristo como tu salvador personal, algo maravilloso ocurrió dentro de ti, te volvisteis una nueva persona, con nuevas motivaciones, nuevos intereses y nuevos principios. El Apóstol Pable nos dice que es lo que paso. De modo que si alguno esta en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas (II Corintios 5:17)

Algo también sucedió a ti, fuisteis automáticamente e instantáneamente llamado a ser parte en la familia de Dios. Necesariamente no te sentisteis diferente, ni escuchasteis cantar a los ángeles, ni voces, pero fue en ese momento que llegasteis a la familia de Dios.

Hay un nuevo estilo de vida que sigue a la conversión por que Jesús a través de su Espíritu Santo ha venido y ha tomado la residencia en ti. Él desea entrar y morar en tu corazón. (CF. Efesios 3:14-21)

Es radicalmente una vida diferente. La Salvación ha ocurrido, tengo nueva vida en Cristo; por lo tanto mi vida no puede ser la misma. No puedo vivir de la misma manera, por que ahora estoy en Cristo y no puedo tener el mismo estilo de vida.

Si, habrá tiempos en donde la derribaré, pero habrá cambios. El pecado viene de mi naturaleza pecaminosa. Estará allí hasta que yo sea glorificado con la venida de Cristo. La tensión constante existirá entre las dos naturalezas. Lea Romanos 7:1; Juan 1:6-9)

La esperanza de un cristiano es una esperanza viviente para hoy, y para mañana. Ahora que somos salvos por la gracia por medio de la fe, Cristo quiere vivir su vida a través de nosotros.

VIVIMOS LA VIDA CRISTIANA POR GRACIA POR MEDIO DE LA FE.
“Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.” (Colosenses 2:6,7) ¿Cómo recibiste tú a Cristo? Le recibisteis en tu corazón por gracia por medio de fe.

La nueva versión internacional lo dice así, “Por eso, de la manera que recibieron a Cristo Jesús, vivan ahora en él, confirmados en la fe como se les enseño, y llenos de gratitud.”

El principio de la vida cambiada puede ser simplemente establecido en las palabras de Pablo en Gálatas 2:20. Pablo dice,”...no vivo yo, mas vive Cristo en mí.” De nuevo él dice, “Cristo en vosotros....la esperanza de la gloria” (Colosenses 1:27).

La vida cristiana es el trabajo de Dios en ti. Es tu fe en la suficiencia de aquel que está en ti.

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí, y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20) “Con Cristo he sido co-crucificado.” Cuando yo creí en Cristo fui unido con él, entonces tengo conexión con Cristo, que su crucifixión viene a ser mi crucifixión. Parte de mí murió allí en la cruz. Mi vieja naturaleza carnal fue quitada en la cruz. Ahora no vivo en la muerte allí, sino que vivo en el poder de la resurrección.

La vida que ahora vivo la vivo en la fe del Hijo de Dios quien dio su vida por mí.

Pablo amonesta a los creyentes romanos. Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Romanos 6:11)

Nuestras vidas son identificadas con Cristo. Somos identificados con él en nuestro bautismo el cual es un símbolo maravilloso de su muerte y resurrección. Es también un retrato espiritual de nuestra co-crucifixión, co-muerte, co-resurrección con Cristo.

Si yo coloco una tarjeta de 3x5 en medio de las paginas de mi Biblia esa tarjeta viene a ser parte de mi Biblia. Y a todo lugar que yo llevo mi Biblia la tarjeta va allí conmigo. Si yo pierdo mi Biblia también pierdo la tarjeta 3x5. La tarjeta es ahora parte de mi Biblia, de igual manera yo ahora soy identificado con Jesucristo a través de su muerte y su resurrección, y la vida nueva que el Espíritu Santo me ha impartido la cual está en Cristo. Voy a donde él va. (Por favor lea y compare Juan 10:27-30 y Juan 15)

El deseo del Apóstol Pablo fue “Y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia es que Dios por la fe; a fin de conocerle, e el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte...”(Filipenses 3:9-10)

“Por que si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más estando reconciliados, seremos salvos por su vida” (Romanos 5:10)

“De hecho, en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios, la cual es por fe de principio a fin, tal como está escrito: “El justo vivirá por la fe.” (Romanos 1:17, NIV)

CRISTO QUIERE VIVIR SU VIDA POR MEDIO DE NOSOTROS.
Es solamente la vida de Cristo---Su actividad, revestido de ti y desplegado por medio de ti, que últimamente puede encontrar la aprobación de Dios. Es el Señor Jesús sólo quien hace nuestros sacrificios sean aceptados por Dios.

Solamente lo que Cristo hace en ti y por medio de ti amerita la aprobación de Dios. Eso pueda ser la verdad más difícil de aprender en la vida cristiana. Jesús dijo a sus discípulos “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en Mi y yo en él, éste lleva mucho fruto. Pero separados de Mi, nada podéis ” (Juan 15:5)

Queremos hacerlo nosotros mismos. Hacerlo a nuestra manera, y de la manera que nosotros pensamos que es la mejor. Queremos obtener todo el crédito. Ahora que somos salvos pensamos que podemos hacer todo en nuestras propias fuerzas humanas. Aun tratamos de conducir su trabajo en nuestra carne. Dios no tendrá nada de eso.

Dios no aceptara nada si no es de la manera de él. Mucho de lo que hemos hecho en el ...


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.