peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


fe salmoswall thumb - Newest pictures Animals/Nature
ecos.de.fe.peperonity.net

[»«]Motivaciones de fe[»«]

Diario

O.o°¨°o.O
.o°¨°o.
°¨°
»‡«

En esta pagina encontraras mensages de motivacion diarios. No importa cual sea tu religion aqui habra un mensage motivador para ti.

O.o°¨°o.O
.o°¨°o.
°¨°
o
°

QUIEN RÍE ÚLTIMO

Mayo 4 2008

Quien ríe al último

Porque podemos confiar en que nuestro Dios puede sosegar todo conflicto, la mujer creyente debe sentirse fuerte y no dejarse atrapar por la miserable y devastadora autocompasión.

Por la breve escala de nuestras vocales corre la risa con sus diversos matices. La «a» la hace franca, espontánea, alegre; la «e» le confiere un timbre de desconfiada reserva; la «i» le presta su punto divertido, burlón; de la «o» toma el asombro y el desconcierto, mientras a través de la candorosa «u» aparece recelosa y precavida.

Existe un tipo de risa -creo yo- que no se expresa en forma audible: la risa del corazón. Y es que el corazón puede reír y llorar sin que otros se enteren.

Vengo a hablar de risa tras el recuerdo de que quien ríe último, ríe mejor, cosa que vino a mi mente al observar cómo no hay nada malo que permanezca impune, ni causa que alguien pisotee injustamente y no resurja y se desarrolle luego mucho mejor que cuando quisieron hacerla fracasar.

Hay grados de ofensa, pero en todos los casos, antes o después, el ofendido es vindicado y el ofensor acaba por avergonzarse, reconociendo -dependiendo de la porción de humildad cultivada- ante el otro, o en su fuero interno, lo improcedente de su acción.

Cuando la persona ofendida, que ha esperado serena la intervención de Dios en el conflicto, ve fin como Él le da la mejor de las soluciones, se ríe, no con la risa del vengativo, sino con la de quien, gozos agradece que las cosas estén donde debían esta porque eso era lo justo, lo correcto. La suya es la risa de quien ha sabido confiar en su Señor ante las infidelidades de los demás, y obtenido el fin esperado ¡Dios la ha honrado! Con eso le basta, y le es más que suficiente para elevarse por encima de las mezquindades humanas. Con el poder del Espíritu Santo ríe en último lugar, sin por ello albergar resentimiento alguno contra el ofensor. Alborozada por la victoria, satisfecha por 1a vindicación, rebosa de alegría, y no puede sino cubrir con tan rarísimo producto a quienes se alzaron contra ella imprudentes, por más sutileza que emplearan.

No queda en el creyente que «ríe último» rastro de amargura; ni siquiera gesto de indiferencia sino, por extraño que parezca, un sentimiento de auténtica simpatía que, como tal, no tiene sino que repercutir en el otro, forzándole a vibrar con la misma nota de paz que repica en su propio corazón. Todo por haber sabido esperar con paciencia la divina intervención cuando por si mismo no pudo resolver nada.


Dado que podemos confiar en que nuestro Dios puede sosegar todo conflicto, el creyente debe sentirse fuerte y no dejarse atrapar por la miserable y devastadora autocompasión.

Nunca me he sentido tan mal ante mis propios ojos como cuando he caído en esa trampa, ni presenciado espectáculo más deprimente que el ofrecido por la hermana llorosa a causa de las ofensas que debe aprender a dejar en las manos del Todopoderoso.

Es una pena llorar por nosotras mismas en tales situaciones, cuando diariamente contemplamos multitudes por las que si deberíamos derramar ante el Señor ríos de lágrimas. Eso era lo que hacía David al ver a quienes, alejados de su Hacedor; menospreciaban su santa ley. (Sal. 119:136).

La práctica de llevar a Dios las necesidades de los otros junto con las nuestras nos hace descansar en cuanto a las propias «pequeñas-grandes» luchas, confiadas en que de estas se encarga Él, si en verdad andamos en obediencia. «Pondré a salvo al que por ello suspiras, nos afirma. Y nosotras, como el salmista, podríamos pedirle y luego esperar tranquilas: «De tu presencia proceda mi vindicación», confiando en que El ha de vengar nuestros agravios (Sal. 12:5; 17:2; 18:47). ¡Hay tanto bueno en que concentrarnos y por lo que estar agradecidas!

El egocentrismo es el pivote sobre el que giran todas nuestras discordancias e incoherencias, haciéndonos frías, duras y altivas, con lo cual herimos a otras o, heridas por ellas, nos cerramos al amor,

Nuestra vida transcurre en el taller de Dios desde el momento en que creímos en Cristo como Salvador, aprendiendo el oficio que supera en dignidad a cuantos en el mundo hay: el de colaboradoras suyas. Como tales, nos va preparando para nuestra diaria intervención. Ahora bien, si no todas somos superdotadas, sí hay algo para lo que todas estamos calificadas: pata alentar y consolar, Para ejercer esta tarea debemos practicar la sensibilidad hacia los Otros, atentas a darles el

trato para nosotras mismas deseado. Lo demás vendrá fácilmente después, adquirido a los pies del Señor.

Esta lengua nuestra, que tantas veces nos deja en mal lugar, ha de rendirse diariamente al servicio de su Creador, dispuesta a pronunciar palabras que produzcan el milagro de disipar la sombría y viscosa nube que, a veces, sin que lo sepamos, puede estar envolviendo a nuestra hermana.

El profeta dijo, y nosotras debemos hacerle eco: «Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado». Sin embargo, al igual que para aquel, es imprescindible pasar por la disciplina del aprendizaje:

«Despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios» (Is. 50:4). ¡Hay tantas más cansadas que nosotras! Sin olvidar que formamos parte del engranaje del formidable plan de Dios para ser usadas en el mismo, y no para que El se adapte a los nuestros.

Si no estamos en lo que debemos, temamos. ¡Dios también ríe! Aunque las tres veces que en la Biblia se nos dice esto es con referencia a los obstinados que se le oponen, y por supuesto no es la risa del humano, a cuyo nivel no se rebaja, pienso que, en cuanto a nuestras deslealtades no confesadas, recogeremos el producto de las mismas.

No estamos jugando a la religión, sino viviendo la vida cristiana. Y qué es esto sino ir reaccionando en todo enfrentamiento a la manera de nuestro Salvador. ¿Qué hizo El ante la más horrenda injusticia? Calló, encomendando su causa al que juzga justamente y «por el gozo puesto delante de El, sufrió la cruz» (1 P. 2:21-23).

La esperanza de lo que nos aguarda debería enseñarnos a calibrar las cosas de aquí abajo y la forma de responder a ellas.

Entretanto vivamos con Dios y para Dios, proyectando su luz a cuantos nos rodean. No olvidemos que El tiene pensamientos entrañables para nosotras: pensamientos de paz y no de mal, para darnos el fin que esperamos (Is. 29:11). Verlos y disfrutarlos requerirá nuestra fe y sumisión.

No se lamente, pues, por lo que otros puedan haberle hecho. A tiempo saldrá a luz lo justo, y El, el Defensor, «aún llenará tu boca de risa y tus labios de júbilo» (Job 8:21).

Y riendo última, reirá mejor..

DIOS TE BENDIGA

O.o°¨°o.O
.o°¨°o.
°¨°
o

AHORA NUESTRA ALMA SE SECA

Abril 27 2008

Ahora nuestra alma se seca, pues nada sino este maná ven nuestros ojos.

Números 11:6

.

Así se escuchaba el lamento del pueblo de Israel durante su camino por el desierto. La Biblia cuenta como los isrealitas, en cierta manera influenciados por los extranjeros que se habían unido a ellos en su éxodo, comenzaron a quejarse por la falta de carne y de alimentos recordando la “opulente” vida que habían dejado atrás en Egipto.

.

Ciertamente no podemos evitar imaginar lo difícil que debió haber sido el largo viaje por el desierto, con sólo un horizonte interminable alrededor y con la duda sobre las espaldas de no saber si la dirección en la que se camina es la correcta. Con un cielo abierto por techo, con una tierra ardiente y anónima por patria, la prueba del desierto se volvía más cruenta cada día y el pueblo de Dios comenzó a añorar su tiempo como esclavos en Egipto.

.

La Palabra nos enseña que Dios enviaba en medio de este desierto el maná, que era una especie de semilla que el pueblo molía y cocía para luego hacer tortas y poderse alimentar. Su sabor, dice La Escritura, era como de aceite nuevo. No obstante el pueblo lloraba por carne.

.

A todos nos pasa que tarde o temprano debemos recorrer desiertos en nuestras vidas, algunos más largos que otros, algunos más difíciles y accidentados que otros, pero todos con un final. El Señor permite estas pruebas por razones que sólo El conoce, y en medio de ellas muchas veces nos olvidamos del alimento divino que Dios cada día nos provée; nuestro maná puede tener hoy en día muchas formas, la Palabra, la oración, el perdón, la comunión con la familia y hermanos, etc, todas estas tienen sabor a ¡aceite nuevo! A unción divina, aún en medio del desierto Dios tiene misericordias nuevas para nosotros cada día todos los días.

.

El pueblo de Israel añoraba las cosas que ¨disfrutaba¨ bajo el yugo de la esclavitud, en vez de añorar la leche y la miel que Dios les había prometido después del desierto. ¿Cómo puede nuestra alma llegar a secarse si nos nutrimos del aceite nuevo del Senor todos los días?! Si ponemos nuestro corazón en las cosas que ¨disfrutabamos ayer¨ y deseamos nutrir nuestra alma con eso, ésta se comenzará a secar naturalmente. Leemos en el capítulo 11 del libro de números que el pueblo de Israel se lamentaba: ¿quién nos diera a comer carne? tristemente una súplica impersonal, que ni siquiera estaba dirigida al Senor.

...


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.