peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


forsolamente.peperonity.net

<<Todo por una moto>>

En la actualidad tengo casi 20 años más, de los que tenía cuando me ocurrió lo que les paso a relatar:

Después de trabajar en una noche primaveral, retorno a mi casa a ducharme y a salir a dar una vuelta por el pueblo en mi Honda 125 XL, me coloco los walkman, que era lo que existía en esos momentos, con un cassette que había grabado con mi música preferida, transito por las calles del centro de mi pueblo, que no es muy extenso y aprecio el movimiento de gente que había, ya que los calorcitos hacen que la gente salga a pasear el centro.

La vuelta era por el centro, pero se me ocurre ir hasta una de las plazas que hay en un extremo de la ciudad, La plaza Rodó, y cuando llego a las cercanías de la vía ferroviaria, la cruzo y veo que me hacen señas con las manos, yo levanto la mano derecha y saludo, como devolviendo el saludo.

Ahora sigo mi marcha y miro por el espejo retrovisor y veo que las señas que me hace, no es como para saludar, sino para que me acercara, miro con detención aminoro la velocidad y doy vuelta en "U", retornando al lugar del saludante, llego hasta él, y veo, hay mi dios, que pibe bonito, un manteca, como le llamamos aquí a los jóvenes muy buenos, detengo la moto al lado de él y me dice;

-Hola, cómo estás-

-Bien- le contesté

-Discúlpame, que te halla llamado, pero realmente esa máquina me fascina- me dijo señalando con el dedo a mi moto.

-Gracias, ¿cómo te llamas?- le pregunto

-Carlos- me dijo con una sonrisa espléndida, que mostraba unos hermosísimos dientes blancos, que es una de las características que miro de los hombres; se quita el gorrito y suelta una melena enrrulada bien negra, moviéndola de derecha a izquierda. Le extiendo mi mano derecha para saludarlo, y le aprieto la mano, diciéndole:

-un gustazo, mi nombre es Marcos; mientras seguíamos con las manos tomadas, un poco más de lo normal, le pregunto:

-¿Te gustan los fierros? Le dije, apagando el motor de la moto.

-Es la máquina de mis sueños- me dijo

A esa altura, mis instintos me decían que de esta situación podría pasar algo, entonces pongo en marcha mi plan.

-¿queréis dar una vuelta? – le dije

-buenísimo-

Y se sube detrás, me quito los auriculares del walkman y los guardo en el bolsillo de la campera, pongo en marcha el motor, coloco primera y la saco con mucha fuerza, el impulso hizo que se agarrara de mis caderas y acercara su cuerpo al mío.

-¿Siempre andas con los auriculares puestos?

- Me encanta conducir con música en mis oídos, la música para mí es libertad-

-¿Qué tipo de música escuchas?

-Me encanta la música vieja, o sea los éxitos viejos o los que se llaman Old Hits.

- A mi me gusta la música tropical- me dijo y sentía como me apretaba sus piernas sobre las mías y sus palabras eran dichas con un tono que ya me estaba partiendo la cabeza, el acercaba su boca a mi oreja derecha y eso me hacía correr como un frío por la espalda.

Carlos o Carlitos, es un chico verdaderamente bonito, de unos 16 años, flaco, pelilargo negro, con un brillo de rulos insuperable, que tiene una piel bien blanca, unas manos espectaculares y con un perfume a "hombre" que atrapa; bien vestido y con una voz entre ronca y fina, propiamente a los cambios que se dan en la adolescencia.

Mientras tanto tomábamos la Ruta 14, rumbo a la próxima ciudad, llamada Trinidad.

-¿Tenés algún problema si vamos hasta Trinidad? – le digo

- No, dale que está buenísima la idea- me dijo

Mientras viajábamos cruzamos unas cuantas frases que me contaban de su vida, de que tenía 16 años y de que trabajaba en un taller de reparaciones de motos y que hace tiempo que esta moto, es la que el desea en sus sueños, porque cree que es una de las mejores que anda en el pueblo.

-Hace tiempo que te veo pasear en el centro con la moto y no dejo de pensar en ella, es verdaderamente mi sueño, poseer una de ellas.- me decía con fanatismo.

A todo esto ya habíamos avanzado casi treinta y nueve kilómetros y se veían las luces de Trinidad y me dice:

-¿Qué te parece si paramos en un lugar a tomar algo?

-Bueno- le dije

Avanzo por la principal y llego a un parador que yo conocía y detengo la moto.

Nos bajamos, ingresamos al parador, que sólo mostraba unos camioneros sentados en la barra y un matrimonio cuarentón en una de las mesas, a todo eso eran como las una de la madrugada, dejo que él entre primero así aprovecho a mirarle su retaguardia, que no demostraba mucho, ya que le gusta usar los vaqueros muy grandes y flojos.

Nos sentamos y lo miro a los ojos (espectaculares, con unas pestañas que me matan) y le digo:

-¿Te puedo decir Carlitos?, porque al lado mío sos un nene-

-Claro que sí, pero mirá que muy nene no soy- me dijo con una sonrisa maliciosa que me seguía mostrando unos dientes bien grandes y blancos, mientras se acomodaba su hermosa melena.

-¿Qué te gustaría tomar?, aprovecha que estoy de humor y que invito- le dije

-Lo que tú tomes- me contestó

-¿Vamos a tomar una cerveza?, ¿qué te parece?- le dije

-Espectacular, pedí un chopp- (Chopp se le llama a una botella de litro de cerveza rubia), me dijo siempre sonriendo.

Nos sentamos en una mesa cerca de la ventana, justo enfrente a la moto.

Se quitó su campera, yo la mía y charlamos de un montón de cosas, que ahora no conviene contar.

En un momento dado, lleva su mano a mis cigarros y yo aprovecho a acercar las mías a los cigarros también

-¿Me invitas con un cigarrillo?- me decía mientras las dos manos se contactaban, sin sacarlas de la caja, me toma la mano, me la gira y sobre la palma, con su índice me hace cosquillas con sus bellos dedos, yo me quedo quieto y la sensación me ocasionó un pensamiento fugaz, de que eso significaba algo, entonces le pregunto:

-Mira Carlitos, yo ya te doblo en edad y noté que en el viaje, me apretaste en un par de oportunidades y ahora estas cosquillas, mi cabeza me dice que esto significa otra cosa-

Tragó saliva, como si le hubiera dicho una grosería, sacó la mano de la mía y me dijo:

- Soy un guacho, discúlpame, si te he puesto incómodo, no fue mi intención, tu fuiste muy bueno y me sacaste ha dar una vuelta y yo te estoy pagando mal-

- No me molestan tus actitudes, sino que ¿no entiendo que pasa? – le dije

-Bueno te lo voy a decir de una, yo nunca he salido con hombres, pero realmente vos me atraes, me gustó tu actitud y hace tiempo que te estoy vichando y tú nunca me dabas bola, así que me la jugué y te hice señas, porque quiero tener algo contigo-

A esa altura del campeonato, ya estaban todas las fichas tiradas y entonces, le digo:

-Me atraes un montón, sos un guacho al lado mío, lo que ocurra entre nosotros puede llegar a ser algo poco ético- le dije

-Poco ético, para el resto de la gente, además si los dos estamos de acuerdo, no le hacemos mal a nadie- decía con una seguridad asombrosa, además fruncía el entrecejo, acercándole las cejas bien pobladas y dejando ver un gesto que hasta me asustó, por la madurez con la que hablaba, debido a sus 16 años, cuestión que no es muy característica en un joven de esa edad, ya que muchos de ellos, siempre están en otra.

Esto me llevó a continuar con la idea y entonces le dije:

-¿Te parece si vamos a un lugar tranquilo y seguir la charla?-

-Buenísimo- me dijo y se puso de pie en un segundo, sacó su billetera y se dispuso a llamar al mozo, sacó dinero y yo le dije que dejara que yo quería pagar.

En ese momento, cuando vino el mozo, yo ya había sacado dinero para pagarle, me tomó la mano y con la otra, le pagó al mozo.

-Marcos, deja que yo pague, te lo pido, tu pagarás la cena- me dijo

Me quedé quieto y dejé que pagara. Nos levantamos, salimos del local y le digo:

-¿Queréis conducir vos?-

-Dale, dame las llaves- me dijo

Sube, pone en marcha el motor, yo me subo detrás y salimos, el tenía pinta de ser un muy buen conductor.

Gira su cabeza y me mira, preguntándome:

-¿hacia donde vamos?

-Seguí por esta calle, que desembocamos en un lugar que yo conozco, es un Motel, que se llama "Las Lilas", que está bueno y en muy cómodo-

-Dale- me dijo y aceleró la moto como si fuésemos hacia la luna.

Avanzamos unos metros y legamos al motel, se baja de la moto y pide al encargado que se asomaba por una ventanita con vidrios tonalizados:

-¿Tenés una habitación?- le preguntó al encargado

De inmediato le entrega una llave y lo veo volviendo hacia donde estaba y se sube sin decir palabra, yo me corro hacia atrás el toma el volante e ingresa por una calle un poco oscura y avanzamos por un pasillo, donde a los lados habían habitaciones, con luces iluminando los números, nos detuvimos en la cuatro, tenía el garaje adelante y al fondo estaba la puerta de la misma.

Entramos, detuvo la moto, nos bajamos, durante el viaje no habíamos hablado nada, en ese momento, gira hacia mí y acerca su boca a la mía y me la parte con un beso que no he olvidado en muchos años.

Nuestras bocas mezclaron sus salivas y nuestras lenguas buscaron un encuentro que no tardó, en la las puertas de la habitación 4.

Creo que estuvimos como diez minutos besándonos y yo me di cuenta que a sus 16 años era una "maestro", eso indicaba que por su boca ya habían pasado otras lenguas.

Me toma de la mano y abre con la otra la cerradura de la puerta, entramos y sólo se veía una tenue luz roja encima de una mesita, que iluminaba una gran cama redonda, rodeada de espejos y con una agradable fragancia a pino, que denotaba la higiene del lugar, cierra la puerta detrás de mí y solo se dedica a mirarme.

Yo me quedo quieto y el acomodándose el pelo, me dice:

- Pesar que este momento lo he deseado desde que te ví, ya hace como cuatro meses-

-¿Hace cuatro meses que me vichabas y recién pudiste encararme?- le cuestioné

-Lo que pasa que tenés una pinta de serio, con una cara de pocos amigos, que me daba miedo encararte-

-¿En serio tengo cara de pocos amigos? – le pregunto

-Pues claro, vos siempre andas en tu moto y no das pelota a nadie- me contestó

Me senté en la cama y el lo hace ...
Next part ►


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.