peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


leyendas.de.terror.peperonity.net

××Ellas y nosotros××

eloraket



Nos acercamos todo lo que podemos a ella, tiene que morir por que así lo hemos decidido. Esta sentada en la parada de autobús leyendo un libro de gran tamaño, no lo podrá terminar, nosotros se lo impediremos.
Cruzamos la calle, la noche es perfecta para morir. Nos acercamos a la parada y aunque no tenemos ninguna arma no hace falta pues somos muchos. La mataremos con nuestras propias manos.
Nos sentamos junto a ella, levanta la mirada levemente y nos mira. Sonreímos. Sigue leyendo, aun no es el momento, tenemos que esperar la señal y cuando esta llegue la rodearemos y la destrozaremos a golpes, pues somos muchos.
La señal por fin ha llegado.
Nos levantamos y ella levanta la vista y me mira solo a mi. ¿Por qué yo y no otro cualquiera?. Sus ojos son cálidos, bellos, y suaves llenos de vida e inocencia. Pero no nos dejamos engañar. Nos juntamos en unos solo. Ella deja el libro y me mira, no tiene miedo a nuestro aspecto enfermizo, enorme, macabro e irreal. La miramos y su tranquilidad nos llena de ira.
Atacamos con furia, todo es destruido a nuestro alrededor, salta hacia atrás y se aleja de nosotros. Una luz brillante sale de su cuerpo y la envuelve. Su intensidad nos hace daño, nos protegemos como podemos pero es difícil tapar siete ojos con solo dos manos. Cuando el resplandor decrece la miramos. Es un ángel, nuestro mortal enemigo desde el inicio de los tiempos. Luchamos en una sinfonía de destrucción, montamos un pequeño Apocalipsis a nuestro alrededor. Ella tiene un descuido y nosotros lo aprovechamos para atravesar su cuerpo y extraerle el corazón. Grita dañando nuestros oídos y finalmente muere. Devoramos con ansia el trofeo que hemos extraído de su cuerpo, es dulce, sabroso y muy tierno. Cuando lo terminamos de saborear nos dedicamos a destrozar y devorar su cuerpo que yace inerte sobre el asfalto.
Una luz más intensa que la que desprendía mi caído enemigo me rodea interrumpiendo mi voraz apetito. Decenas de angeles me rodean. El grito era una llamada de auxilio que a sido atendida. Es mi fin pues aunque grite nadie me ayudara. Esa es la gran diferencia.


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.