peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


junio lapatasola - Newest pictures
leyendas.urbanas.peperonity.net

/*/La Patasola/*/



This page includes the English version. You can read the English version of this release at the end of page




Ente los mitos del Tolima Grande tal vez el más temible, el más feroz y el más sanguinario es el de la Patasola.

Habita entre la maraña espesa de la selva virgen, en las cumbres de la llanura. Con la única pata que tiene avanza con rapidez asombrosa. Es el endriago más temido por colonos, mineros, cazadores, caminantes, agricultores y leñadores.

Algunos aventureros dicen que es una mujer bellísima que los llama y los atrae para enamorarlos, pero avanza hacía la oscuridad del bosque a donde los va conduciendo con sus miradas lascivas, hasta transformarse en una mujer horrible con ojos de fuego, boca desproporcionada de donde asoman unos dientes de felino, y una cabellera corta, despeinada que cae sobre el rostro para ocultar su fealdad.

En otras ocasiones, oyen los lamentos de una mujer extraviada; la gritan para auxiliarla, pero los quejidos van tornándose más lastimeros a medida que avanza hacia la víctima y, cuando ya está muy cerca, se convierte en una fiera que se lanza sobre la persona, le chupa la sangre, y termina triturándola con sus agudos colmillos.

Cuentan los cazadores, que lo que más temen ellos, es el poder que tiene de metamorfosearse y por lo tanto los daños que causa y el engaño que les hace con la pezuña, porque a veces deja el rastro de vaca y otras de oso.

La defensa de cualquier persona que la vea, consiste en rodearse de animales domésticos, aunque advierten que le superan los perros, calificándolos a todos como animales "benditos".

Persigue a los caminantes y cazadores que penetran a sus predios a los mineros que tengan muchas herramientas, porque odia el hacha, la peinilla o el machete. Castiga a los agricultores mandándoles vendavales para destrozar sus plantíos, y más si son de maíz. Se cree dueña y señora de la selva rodeada de fieras y bichos maléficos.

Cuando está contenta con las maldades que ocasiona, se sienta a cantar sobre la copa de un árbol, o sobre un montículo, lo siguiente:

Yo soy más que la sirena;
En el monte vivo sola;
Y nadie se me resiste
Porque soy la Patasola.

En el camino, en la casa,
En el monte y en el río,
En el aire en las nubes,
Todo lo que existe es mío.


LEYENDA.

Cuentan que en cierta región del Tolima Grande, un arrendatario tenía como esposa una mujer muy linda y en ella tuvo tres hijos.

El dueño de la hacienda deseaba conseguirse una consorte y llamó a uno de los vaqueros de más confianza para decirle: vete a la quebrada y repara entre las lavanderas, la mejor; luego me dices quién es, y cómo es. El hombre se fue, las observó a todas detenidamente, al instante distinguió a la esposa de un vaquero compañero y amigo, que fuera de ser la más joven, era la más hermosa. El vaquero regresó a darle al patrón la filiación y demás datos sobre la mejor.

Cuando llegó el tiempo de las "vaquerías", el esposo de la bella relató al vaquero emisario sus tristezas, confió sus cuitas quejándose de su esposa que la notaba fría, menos cariñosa y ya no le arreglaba la ropa con la misma asiduidad de antes; vivía de mal genio, era déspota desde hacía algunos días hasta la fecha; que le provocaba irse lejos, pero le daba pesar con sus hijitos.

El vaquero sabedor del secreto, compadecido de la situación de su amigo, le contó lo del patrón, advirtiendo no tener él ninguna culpabilidad.

El entristecido y traicionado esposo le dio las gracias a su compañero por su franqueza y se fue a cavilar a solas sobre el asunto y se decía: si yo pudiera convencerme de que mi mujer me engaña con el patrón, que me perdone Dios, porque no respondo de lo que suceda. Luego planeó una prueba y se dirigió a su vivienda. Allí le contó a su esposa que se iba para el pueblo porque su patrón lo mandaba por la correspondencia; que no regresaba esa noche porque como ya las sombras del crepúsculo caían. Al regresar la tarde le daba miedo pasar por "El Zanjón de los muertos". Se despidió de beso y acarició a sus hijos. A galope tendido salió por diversos vericuetos para matar el tiempo. Llegó a la cantina y apuró unos tragos de aguardiente. A eso de las nueve de la noche se fue a pie por entre el monte y los deshechos a espiar a su mujer.

Serían ya como las diez de la noche, cuando la mujer, viendo que el marido no llegaba, se fue para la hacienda en busca de su patrón. El marido, cuando vio que la mujer se dirigía por el camino que va al hato, salió del escondite, llegó a la casa, encontró a los niños dormidos y se acostó. Como a la madrugada llegó la infiel muy tranquila y serena. El esposo le dijo: de donde vienes?. Ella con desenfado le contestó: de lavar unas ropitas. De noche, corto el marido.

A los pocos días, el burlado esposo inventó un nuevo viaje. Montó en su caballo, dio varias vueltas por un potrero u luego lo guardó en una pesebrera vecina. Ya de noche, se vino a pie para esconderse en la platanera que quedaba frente a su rancho. Esa noche la mujer no salió pero llegó el patrón a visitarla. Cuando el rico hacendado llegó a la puerta, la mujer salió a recibirlo y se arrojó en sus brazos besándolo y acariciándolo.

El enfurecido esposo que estaba viendo todo, brincó con la peinilla en alto y sin dar tiempo al enamorado de librarse del lance, le cortó la cabeza de un solo machetazo.

La mujer, entre sorprendida y horrorizada quiso salir huyendo, pero el energúmeno marido le asestó tremendo peinillazo al cuadril que le bajo la pierna como si fuera la rama de un árbol. Ambos murieron casi a la misma hora.

Al vaquero le sentenciaron a cárcel, pero cuando salió de ella fue al poco tiempo, volvió por los tres muchachitos y le prendió fuego a la casa.

Por eso las gentes aseguran haberla visto saltando en una sola pata, por sierras, cañadas y caminos, destilando sangre del cuadril y lanzando gritos lastimeros. Es el alma en pena de la mujer infiel que vaga por montes, valles y llanuras, que deshonró a sus hijos y no supo respetar a su esposo.

*******************

English version


It may contain errors of translation / We apologize for any inconvenience

Among the myths of Tolima Grande perhaps the most fearsome, the most ferocious and the most bloodthirsty is the Patasola.

Inhabits among the thicket of dense virgin forest at the summits of the plain. With the only leg that is advancing with astonishing speed. Endriago is the most feared by settlers, miners, hunters, hikers, farmers and loggers.

Some adventurers say is a beautiful woman that called for and attracts lovers, but is moving towards the dark forest where the drive going with their eyes lascivas up transformed into an ugly woman with eyes of fire, mouth disproportionate where asoman Some of feline teeth, hair and a short, despeinada that falls on his face to hide its ugliness.

On other occasions, hear the cries of a woman lost; shout for the auxiliary, but are becoming more quejidos lastimeros as it moves towards the victim and, when it is already very close, it becomes a beast which is released on the person , It sucks blood, and ends with their sharp tusks crushers.

They hunters, that what they fear most is the power that has metamorphasize and therefore the damage they cause and deception that makes them with the hoof, because sometimes leaves trail of cow and other bear.

Defending anyone see it, is to be surrounded by pets, but warn that it exceeds the dogs, labelling them all like animals "blessed".

It aims to hikers and hunters entering their land to miners who have many tools, because it hates axe, peinilla or machete. Punishing winds Mandar farmers to destroy their crops, and if more corn. Se cree owner and lady of the jungle surrounded by evil beasts and vermin.

When you're happy with the evils caused, singing sits on the top of a tree, or on a mound, as follows:

I am more than the siren;
In Mount living alone;
And nobody I resists
Because I am the Patasola.

On the road, at home,
In the mountain and into the river,
In the air in the clouds,
Everything that exists is mine.

Legend.

They say that a certain region of Tolima Grande, a tenant was a woman very beautiful wife and she had three children.

The owner of the farm wanted to achieve a consort and called one of the cowboys more confidence to say: go to the creek and repaired between the washers, the better, then tell me who he is and how it is. The man went, all carefully noted, instantly distinguished himself to the wife of a friend and fellow cowboy, which was to be the youngest, was the most beautiful. The cowboy returned to give the pattern affiliation and other data on the best.

When it came time for "Vaquer," the husband of the beautiful emissary told the cowboy their sorrows, entrusted their cuitas complaining that his wife noticed the cold, less affectionate and is no longer arranged clothes with the same diligence as before; lived angry, despot was a long few days so far, that caused him to go away, but gave weigh their babies.

The cowboy cognizant of secrecy, compadecido the status of his friend, told him the standard warning him not having any guilt.

The husband was betrayed and saddened thanked her partner for his frankness and went to cavilar alone on the matter and said: If I could convince my wife that I misled the pattern, that God will forgive me, because not I respond to what happens. Then he planned a test and went to his house. He told his wife that he was going to the people because their employer tried to send by mail; who did not return that night because the shadows as dusk fell. Upon his return in the afternoon he was afraid to go through "The Zanjón of the dead." He said goodbye to kiss and caressed their children. A galloping left by various vericuetos tended to kill time. He came to the canteen and Apure few drinks of spirits. At about nine o'clock at night he went to walk by and between Mount waste to spy on his wife.

And would like ten p.m., when the woman, seeing that her husband was not coming, he went to the ranch in search of his employer. The husband, when he saw ...


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.