peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


Newest pictures
leyendas.urbanas.peperonity.net

/*/'El exorcismo del Daymán/*/'

Uruguay





En este caso el protagonista de una posesión diabólica no es Damian, como en el cine, sino el río Daymán, testigo de un caso criollo. Traemos este relato nuevamente gracias a la colaboración del escritor Diego Moraes, aprovechando la reciente edición de su "Bestiario del Salto Oriental", editado por la Intendencia de Salto.

Días pasados, releyendo viejos documentos históricos a propósito de supersticiones, mitos y creencias de los habitantes de la Banda Oriental, di, casi al azar, con la crónica de un curioso exorcismo que entiendo no carecería de cierto interés en cualquier antología de los horrores de Salto. Las circunstancias exactas que rodearon estos acontecimientos son muy confusas; sin embargo, según las versiones más autorizadas, el evento habría tenido lugar hacia el año 1894 en un sitio sobre la costa del Río Daymán, no demasiado lejano al lugar en que ahora se encuentran las famosas Termas que ostentan ese mismo nombre.

La protagonista de la historia fue una muchacha mestiza, aún no completamente desarrollada -digamos seis o siete años- que vivía en una casita de la zona. Se llamaba L*** y había nacido en el Brasil, más precisamente en Rio Grande do Sul, sitio desde el que poco tiempo atrás había emigrado junto a su madre. Un buen día, y luego de haber convalecido de dolor toda una noche sin causa aparente, L*** comenzó a ejecutar algunas acciones extrañas y a ser víctima de accidentes ciertamente estrafalarios. Los parientes, amigos y vecinos que fueron testigos de estos prodigios, alucinados y asombrados en su imaginación, llegaron a la certidumbre irrefutable de que, verdaderamente, la muchacha "tenía a Mandinga en el cuerpo".

En ocasiones, L*** padecía de unos violentos ataques durante los que se comportaba casi como un animal. Comenzaba a gritar, a semejanza de un chancho que están carneando, y clamaba a viva voz que alguien había venido a llevársela a un paraje terrorífico. Se retorcía como una histérica, gemía como una desquiciada y lloraba escandalosamente. En estos accesos, la joven se estiraba completamente en la cama, y tiesa como estaba, parecía que la arrastraban de las piernas, escurriéndose del reposo. Uno y hasta dos hombres de campo muy forzudos no eran lo suficientemente poderosos como para sujetarla; por esta razón, y a pedido de la propia aterrada madre de la criatura, se convino en amarrarle las muñecas a la cabecera de la cama con unas sábanas.

Otras veces, y aún cuando segundos antes se encontrara apaciblemente tomando mate y conversando con su gente, la joven se transformaba de súbito, y comenzaba a proferir insultos soeces a todos los que se atrevían a dirigirle la palabra o a mirarla con atención. Se arañaba, afirmando que no era ella, sino otro ser invisible quien le clavaba las uñas. Golpeaba con recias patadas las puertas, las paredes, los muebles y las ventanas de la casa, y hasta se orinaba o defecaba en los rincones. También articulaba unos silbidos muy penetrantes, que parecían provenir de lo profundo del bosque circundante. Otra costumbre extravagante de la poseída era la de salir intempestivamente a los fondos de la casa y desde allí arrojar piedras al aire con tan milagrosa habilidad que las piedras retornaban al mismo lugar del que habían partido.

Otro rasgo extraño de la historia es que esta endemoniada, antes de haber entrado en este estado, no hablaba sino su lengua natal, el portugués. No obstante, desde que iniciaron los ataques, la muchacha comenzó a expresarse con tal corrección el castellano como si fuera una nativa, al punto que ni siquiera por el acento pudiera distinguirse del habla de los hijos del país, circunstancia que provocó la perplejidad de los vecinos.

La situación de L*** empeoraba cada vez, y entonces llegó un momento en que la familia de la niña se vio obligada a tomar cartas en el asunto. Se decidió, entonces, convocar a un exorcista. Sin embargo, y diferencia de lo que nos tienen acostumbrados los argumentos de las series televisivas, este ritual no fue llevado a cabo por un sacerdote de la Iglesia Católica, sino por el contrario, por un curandero popular. Pocos datos hay sobre este oscuro personaje, salvo que se trataba de un viejo con fama de brujo y de hechicero, y que ya tenía alguna experiencia en los métodos del magnetismo animal. Aunque también es cierto que, pese a su condición profana, las figuras y los instrumentos de que se valía para sus conjuros eran los mismos que se esgrimen en la liturgia cristiana: también el exorcista, además de brebajes y conjuros, portaba un crucifijo, rociaba agua bendita e invocaba el glorioso nombre de Dios.

Pese a tantas previsiones, el exorcismo culminó en un rotundo fracaso. Ya desde el principio, la endemoniada manifestó toda serie de irreverencias hacia los poderes de su sanador. Por ejemplo, el exorcista recitaba oraciones y le decía cosas tales como: "Clama, hija mía: Dios conmigo y el Diablo al Infierno", y la joven, enfurecida, respondía insultante: "El Diablo conmigo y Dios a la p ". En tales contratiempos, y como todo recurso, el exorcista la rociaba con más agua bendita y rezaba cada vez en tono más solemne. Por supuesto que, por momentos, el exorcismo parecía dar algún resultado, pues la muchacha cesaba de maldecir y no realizaba tantas extravagancias, pero el mal pronto volvía a exacerbarse. Y L***, conforme pasaban los días, estaba cada vez peor. Hacia el final, al borde de la locura, no hacía sino cubrirse el rostro con las manos o con las sábanas, y mientras sujetaba fuertemente las manos de una vieja, como buscando terrenal consuelo, manifestaba su malestar y su espanto con penetrantes gemidos. Un atardecer, luego de una larga sesión de espiritismo que había abarcado toda la noche y el día anterior, L*** finalmente murió.

Una vez fallecida la desventurada criatura, la casa en la que fue llevado a cabo el ritual adquirió una fama siniestra. Se decía del edificio -como del Teatro Larrañaga o del Museo de Bellas Artes- que fuerzas oscuras y misteriosas habían asentado allí su dominio infernal. Según hemos llegado a saber, este lugar fue, en repetidas ocasiones, escenario de apariciones de fantasmas, voces pavorosas, ayes fatídicos, luces que vagan solitarias, ruidos subterráneos y otras proposiciones infames por el estilo. Los antiguos vecinos del Daymán solían referirse a este sitio con mucho respeto, como si se tratara de un lugar de culto, aunque, temerosos, preferían no frecuentarlo demasiado. Hoy en día, y para beneplácito de los espantadizos, esta casa ya no existe; fue demolida, y en el lugar en que se encontraba fue edificado un lujoso hotel que hace las delicias de los turistas más exigentes.

********************

In this case, the protagonist of a diabolical possession is not Damian, like in the movies, but the river Daymán, witness of a case Creole. We bring this story again thanks to the collaboration of writer Diego Moraes, taking advantage of the recent edition of his "Beasts of the East Leap," edited by the municipality of Salto.

Days passed, Rereading old historical documents about superstitions, myths and beliefs of people in the Banda Oriental, say, almost at random, with the chronicle of a curious exorcism that I do not have no interest in any anthology of the horrors of Jump. The exact circumstances surrounding these events are very unclear, but according to the most authoritative versions, the event would have taken place around the year 1894 in a site on the coast of Rio Daymán, not too far away to where they are now Famous Hot Springs bearing the same name.

The protagonist of the story was a mixed-race girl, not yet fully developed, say six or seven years, he lived in a house in the area. It was called L *** and was born in Brazil, more precisely in Rio Grande do Sul, site from which not long ago had emigrated with his mother. A good day, and convalesced after a night of pain without apparent cause, L *** began to execute some actions and to be strange indeed bizarre accident victim. Relatives, friends and neighbors who witnessed these prodigies, hallucinations and amazed at his imagination, came to the irrefutable certainty that, indeed, the girl "had a Mandinga in the body."

Occasionally, L *** suffered some violent attacks during which they behaved almost like an animal. Began to shout, like a pig that are meat, and cried out loudly that someone had come to take her to a terrifying place. Retorcía was like a hysterical, GEMI as a deranged and crying scandal. In these accesses, the couple were fully stretched in bed, and stiff as it was, it seemed that the dragging of the legs, runoff from the resting. One and two men up field very forzudos were not powerful enough to secure it, for this reason, and at the request of one's terrified mother of the child, it was agreed at the wrists strapped to the head of the bed with sheets.

Other times, and even though seconds before taking mate was found peacefully and conversing with his people, the young woman was transformed suddenly, and began to utter insults soeces to all those who dared to speak or look at it carefully. It was spiders, stating that it was not her, but otherwise be invisible who nailed the nails. Beat with recias kicking the doors, walls, furniture and windows of the house, and even urinated or defecated in the corners. He also articulated some very piercing whistles, which appeared to come from the depths of the surrounding forest. Another habit of extravagant possessed was to leave unexpectedly to the funds of the house and then throw stones into the air with so miraculous ability that the stones were returning to the same place which had left.

Another unusual feature of the story is that this endemoniada, before they have entered this state, but did not speak their native language, Portuguese. However, since the attacks began, the girl began to speak with such a correction the Castilian like a native, to the point that not even the accent could be distinguished from talking about the sons of the country, a circumstance that led to the perplexity of the neighbors.

The situation worsened L *** every time, and then came a time when the family of the girl was forced to take on this. It was decided then to call an exorcist. However, unlike what we have used the arguments of the television series, this ritual was carried out by a priest of the Catholic Church, but rather, by a popular healer. There is little data on this dark character, except that it was an old man with a ...


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.