peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


images - Newest pictures
leyendas.urbanas.peperonity.net

/*/' 'El fantasma de Ipol /*/' '

Ghost in Ipollo



Fantasma en Ipoll

En nuestro ciclo de leyendas ya ofrecimos una de las versiones que se encuentran en torno a los míticos fantasmas del IPOLL, liceo de Salto. En esta ocasión, les ofrecemos la leyenda tal cual es narrada por Diego Moraes, en su libro Bestiario del Salto Oriental. También incluimos algunas de las muchas anécdotas que nos contaron nuestros lectores.

Tal vez, algún día, los diligentes funcionarios del Catastro Nacional pondrán fin a la controversia. Sin embargo, hasta que tal cosa no ocurra, la acalorada polémica acerca del sitio exacto en el que se encontraba el antiguo cementerio de la ciudad, continuará. Diversos postulantes aspiran a la candidatura, como los subsuelos del nuevo local de la Regional Norte de la Universidad de la República, los de la Plaza Artigas o los descampados aledaños al Liceo del Salto Nuevo. No obstante, las versiones más persistentes afirman que dicho cementerio se encontraba en los terrenos sobre los que fue edificado el Instituto Politécnico Osimani y Llerena, y en el que funciona, desde hace ya varios años, el Liceo Nº 1 I.P.O.LL. Esta es la razón, según he podido saber, por la cual una vez que comienzan a esfumarse en el horizonte los últimos rayos del sol, este lugar es el escenario de un gran número de eventos misteriosos y paranormales.

De hecho, el repertorio de estos sucesos es tan amplio y variado que su detalle, menos que instruir, podría aburrir a cualquier lector. Simplemente señalaré que, entre otras cosas, se habla de bancos y pupitres que se mueven solos; de pizarrones que amanecen con bizarros dibujos y leyendas en idiomas extrañas; de papeleras misteriosamente desparramadas por manos anónimas en un sitio recién higienizado; de teléfonos que suenan persistentemente en salones que carecen de tal aparato; de puertas cerradas por dentro con postigo que, al abrirse, dan paso a habitaciones vacías; de inexplicables roturas de vidrios y hasta de insólitas desapariciones de expedientes, exámenes y documentos oficiales. Algunas veces, también pueden adivinarse sombras de ahorcados, proyectadas por los corredores, y figuras humanas deambulando que luego se desvanecen, atravesando paredes y muros, como por arte de magia. Naturalmente, entre los testigos más frecuentes de tales prodigios figuran tanto los alumnos, como los profesores, las autoridades y el personal del servicio de limpieza del liceo.

No obstante, las anécdotas más interesantes acerca de los misteriosos sucesos del Liceo I.P.O.LL me fueron comunicadas de primera mano por un agente de la Policía, padre de un buen amigo, que ha debido pasar largas noches en solitario en el edificio cumpliendo la guardia como sereno. Este hombre, digo, cuya veracidad es para mi el Evangelio, me comunicó que se manifiestan allí visiones de todos los colores imaginables: cuando no es una canilla que se abre sola en el baño, es una cisterna accionada por el aire; cuando no es una cisterna, se presentan increíbles ventoleras de frío, aún cuando sea en pleno verano y en los alrededores los árboles estén quietos y adormecidos por el agobiante calor; cuando no es una corriente de aire, es una neblina cerrada de color blanco que invade la atmósfera; cuando no es una neblina, se perciben luces y fogonazos en los corredores; y cuando no es ni éste ni ninguno de tales prodigios, en ocasiones puede detectarse un fortísimo olor a azufre emanando de los lugares más insólitos: el laboratorio, el salón de actos, la sala de profesores, el galponcito de gimnasia, la biblioteca. También se ven -me asegura- rostros inhumanos insinuándose en el fondo de los espejos.

Según mi testigo, son tantos los policías y serenos que podrían corroborar estas apariciones que, desde hace ya mucho tiempo, y fatigosamente atemorizados, ninguno de ellos se anima a hacer la guardia permaneciendo en el interior del liceo, sino que invariablemente realizan la ronda de vigilancia en los perímetros exteriores.

A esta historia, tal cual es narrada por el escritor Diego Moraes, y a la leyenda que nosotros publicáramos, se suman varios cuentos que nos llegan cada tanto a nuestra casilla.

Anécdotas

Verónica y Mónica, dos estudiantes del turno nocturno del liceo, afirman que una vez, al salir a la medianoche, sintieron ruidos de cadenas y estallidos en el laboratorio (el lugar del instituto que más leyendas acumula).

Al acercarse a mirar, descubrieron que los muebles en donde se guardan los instrumentos estaban abiertos, y una ventana aparecía abierta a pesar de haber sido cerrada por las propias estudiantes minutos antes.

A la semana siguiente, las jóvenes volvieron a escuchar los ruidos de cadenas y al acercarse vieron una sombra. Las estudiantes no volvieron más al liceo y aseguran que jamás olvidarán lo sucedido allí.

Una ex funcionaria del IPOLL, que pidió que su identidad no fuera revelada, trabajó allí en el '85. Recuerda los comentarios en torno a los supuestos espíritus y comenta un caso que le impactó. Por aquella época quedó un funcionario de sereno, que debió quedarse todo enero mientras el liceo estaba cerrado. Cuando los profesores se reintegraron en febrero, el funcionario comentó los horrores que había pasado: gritos en la noche, lamentos, cosas extrañas. Ese compañero se suicidó a los pocos días de comenzar su licencia, y los restantes profesores recuerdan con pena no haber dado más importancia a sus relatos o contenerlo.

Otra de las tantas historias que nos llegaron proviene de un ex estudiante, que pide especialmente que no se mencione su nombre."Respecto al liceo he escuchado esa historia y también alguna más reciente", nos cuenta. "En los laboratorios de química, hace algunos años, un profesor salió espantado luego que al intentar echar un líquido en un tubo de ensayo, el chorro se dividiera en dos y cayera en los costados, sin que entrara una gota en el tubo".

"Cuando yo iba al liceo", continúa, "se hablaba de un fantasma con nombre y apellido. Yo me he quedado en algunas ocasiones de noche en la Universidad -atrás del liceo- y también se oyen pasos y ruidos extraños durante la noche. Actualmente sólo quedan policías afuera del liceo, en el ala opuesta a los laboratorios".
_________________
"El mundo que nos rodea, nos da todos los dias una sorpresa nueva"

*****************

Ghost in Ipollo

In our cycle of legends and offered one of the versions that are found around the legendary ghosts of Ipollo, lyceum of Salto. On this occasion, we offer the legend as it is narrated by Moraes Diego, in his book Beasts of the East Salto. We also included some of the many anecdotes told us that our readers.

Maybe, someday, the diligent staff of the National Land bring an end to the dispute. However, until such a thing happens, the heated controversy about the exact site where it was found the old cemetery of the city, will continue. Various candidates seeking the nomination, as the basements of the new premises of the North Regional at the University of the Republic, the Plaza Artigas or clearing adjacent to the Lyceum Leaping New. However, the most persistent claim that the cemetery was in the land on which it was built Polytechnic Institute and OSIMANI Llerena, in which it operates, for several years, the Lyceum No. 1 Ipollo. This is why, as I could know, for which he once begins to fade into the horizon the last rays of the sun, this place is the scene of a large number of mysterious events and paranormal.

In fact, the repertoire of these events is so wide and varied that its detail, unless you instruct, could bore you to any reader. Simply point out that, among other things, there is talk of banks and desks that move alone; of blackboards that Rising with bizarre drawings and captions in foreign languages; of paper mysteriously scattered by anonymous hands on a site newly sanitized; phones that sound persistently in rooms that lack of such apparatus; closed doors inside wicket which, when opened, give way to empty rooms; of unexplained broken windows and even unusual disappearance of records, examinations and official documents. Sometimes, they can also guess shadows hanging, planned by brokers, and human figures wandering then fade away, through walls and walls, as if by magic. Of course, among the most frequent witnesses of such prodigies included both students and teachers, authorities and service personnel cleaning the school.

However, the most interesting anecdotes about the mysterious events of Ipollo, I Liceo were reported firsthand by a police officer, father of a good friend, who has had to spend long nights alone in the building serving as guards serene. This man, I mean, the truth of which is for me the Gospel, informed me that there are manifest visions of every color imaginable: when is not a faucet is opened only in the bathroom, is a tanker operated by the air, where it is not a tanker, are incredible ventoleras cold, even when it is in midsummer and around the trees are still dormant and the oppressive heat, and when it is not a draft, is a closed white haze that pervades the atmosphere When it is not a haze, collecting and flash lights in the corridors, and when it is neither nor any of such wonders, sometimes can be detected a strong smell of sulfur emanating from the most unusual: the lab, the salon acts, the staff room, the galponcito gym, library. Also look-me-assured inhuman faces hinting at the bottom of the mirrors.

According to my witness, so many policemen and serene that could corroborate these apparitions that since long time ago, fear and fatigue, none of them are encouraged to do the guard staying inside the academy, but they invariably make the round of surveillance at the outer perimeter.

In this story, as it is narrated by writer Diego Moraes, and the legend that we publish, there are several stories that we hear every now and then to our box.

Anecdotes

Veronica and Monica, two students of the academy's night shift, say that once, when leaving at midnight, the sound of chains and felt explosions in the laboratory (where the institute accumulates more legends).

While approaching look, they discovered that the furniture store where the tools were open, and a window appeared open despite having been closed by the students themselves minutes earlier. ...


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.