peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


Newest pictures
locuritass.peperonity.net

(`•–• el heroe del arroyo de oro •–•´)

Dionisio Díaz, la increíble historia de coraje de aquel gurí manso y criollo
Sucedió hace más de tres cuartos de siglo, el 9 de mayo de 1929, y fue uno de los hechos más trágicos de nuestras crónicas policiales, pero a su vez también, una de las más increíbles historias de amor y coraje jamás protagonizada por un niño de apenas 9 años de edad, criado entre la soledad de las praderas y las costas agrestes de un arroyo perdido en el paisaje treintaitresino a dos leguas del rancherío más cercano y a unas siete de la capital departamental.Con enormes ojos azules, cabellos rubios y la nariz un poco achatada y ancha, por lo que lo apodaban "El Ñatito", aquel gurí se llamaba Dionisio Díaz, pero a partir de entonces y de la historia que recordaremos, comenzó a llamársele "El héroe del arroyo El Oro".

En estos tiempos de estreno de siglo, en los que justamente se pretende dar a nuestros niños y jóvenes ejemplos de conducta prefabricados, estereotipados con cuños foráneos que no hacen más que despersonalizarlos e imponerles pautas culturales bastardas, la figura de Dionisio Díaz, verdadero ejemplo de coraje criollo debería ser tratada como "materia obligatoria". Aunque los datos reales con el transcurso de los años se han logrado confundir con la leyenda, trataremos en lo posible de recrear aquella historia. Una historia que demuestra cuál es el verdadero "valor" y adónde se asientan los principios de "la hombría". Más que nada, hoy justamente, cuando todos estos términos se nos confunden tanto. Y como esta realidad es también leyenda, quizás podríamos empezar el relato diciendo que había una vez...En aquel año de 1929 nuestro país y el mundo sufrían hechos realmente trascendentes. Don José Batlle y Ordóñez quien fuera referencia imprescindible y obligada durante 30 años en los destinos del país, fallecería el 20 de octubre, cuatro días después las estructuras económicas del mundo temblarían con el llamado "jueves negro" que significó la caída de Wall Street en los Estados Unidos. Mientras tanto Juana de Ibarbourou lograba su apogeo al ser nombrada Juana de América y Rafael Barradas moría en silencio en una especie de mutis entre sus pinceles y sus colores. Nacía Popeye, el marino, con su lata de espinacas y con una fórmula exclusiva de café y leche los montevideanos empezaban a saborear con novelería los primeros e increíbles, para entonces, caramelos masticables que su inventor llamaría Zabala en homenaje al fundador de la ciudad. Pueblo Mendizábal o El Oro, era por aquellos años un rancherío perdido en la rústica geografía olimareña, en una zona de llanuras que caen desde unas agrestes y pedregosas serranías que llamaron luego Cuchilla de Dionisio, cerca también del arroyo El Oro, afluente de la margen derecha del arroyo el Parao. Allí en dos humildes ranchos de barro y paja, con mobiliario que no iba más allá de algún catre de guasca con jergones de cojinillos de oveja y arpillera, uno que otro escobillón de chircas secas, cajones en desuso, bancos de tronco o de cadera, candiles de grasa que dejaban un lamparón de humo en las paredes apenas encaladas y muy pocos "lujos" más, vivía el protagonista de nuestra historia, junto a su madre viuda, nieta de la primera esposa de don Juan Díaz, el viejo y Eduardo Fasciolo medio hermano de María, artesano en madera que tenía un pie de palo porque debió amputárselo tras la mordedura de una de las tantas cruceras que abundaban por aquellos pedregales.Con la madre de Dionisio (María) vivía ("de ajuntao") un tal Luis Ramos hijo de un añejo enemigo del viejo Juan y al que éste nunca le perdonó a pesar de haber ya fallecido. De esa unión entre Luis Ramos y María había nacido una niña, Marina Ramos, que cuando sucedió esta historia tenía apenas un año. Los seis convivían "a lo pobre" entre el rancherío y la relación entre todos podría decirse que era normal, excepción hecha de los arrebatos del viejo Juan Díaz, que a veces "mamao" o no, o en unos inexplicables ataques de furia, maldecía contra todo y todos, incluso contra su fallecido enemigo "El Zurdo" y toda su descendencia, asegurando que: "¡Cualquier día los mato a todos... carajo...!". Con quien mantenía una relación más afectuosa era con Dionisio. Solía salir a recorrer el montecito cercano con él a buscar huevos de pájaros o algún pichón de tero para alegrar el patio de los ranchos con sus griteríos. No podía sin embargo disimular su desprecio por Marina, la pequeña niña a la que consideraba heredera de la sangre del "Zurdo Ramos" el hombre con quien ni siquiera la muerte lo había reconciliado.Además, el anciano no podía aceptar que el "intruso" tratara de usurparle su lugar de "jefe" de la casa y por eso su carácter se había agriado poco a poco. Solía andar por los alrededores mascullando palabras agresivas y a veces también desaparecía por largas horas entre los montes tupidos de la costa de El Oro, regresando cuando ya la oscuridad llenaba el paisaje y se encerraba en su rancho sin prender ni siquiera el candil y solo la luz roja y pequeña de su pucho encendido en los labios se dejaba ver entre las sombras.Dionisio, que compartía el rancho con su abuelo, lo sentía llegar y se dormía escuchando sus maldiciones y sus amenazas. Había llegado a tenerle miedo y mucho más aún cuando a veces lo sentía juguetear en las penumbras con su afilado facón "caronero" que jamás se le desprendía de la cintura. A veces, el acero del largo cuchillo brillaba a la luz de la luna que se metía por los agujeros de la quincha del rancho y el niño, que casi había aprendido a dormir "a medias" con un ojo abierto igual que los bichos del campo, cuidaba siempre la mano del viejo blandiendo su faca amenazante.Y entonces, la noche del 8 al 9 de aquel año 1929 se desataría la tragedia. En las costas de El Parao había llovido mucho y la crecida había sacado de madre al arroyo El Oro. Un viento fuerte que arrancaba árboles de cuajo y hacía volar muchas frágiles viviendas cercanas, convertía el paisaje en algo así como el presagio de un desastre que nadie se atrevía a imaginar. Pocos podían creer que entre aquella agua desmadrada que inundaba el llano, correría también abundantemente la sangre aquella noche. Porque además, por la tormenta, no estuvieron los reflejos de la luna para alumbrar el acero del facón que el viejo blandía en su delirio ante los ojos casi siempre alertas de su nieto. Aquella noche había llovido bastante y el Parao en creciente desbordó las costas del Oro. El hijo del "Zurdo", Luis Ramos estaba de changa en una estancia vecina, Eduardo el carpintero del pie de madera hecho por él mismo después de amputarse el de carne y hueso a facón limpio por la picadura de una crucera, descansaba en uno de los ranchos. María arrullaba en voz baja a la pequeña Marina Gabina que finalmente se había quedado dormida en su cunita de madera rústica. Dionisio al irse a dormir notó que su abuelo no estaba en el rancho. Entonces salió a buscarlo al patio y lo encontró maldiciendo como tantas veces, pero en su mano el largo facón de acero alemán relumbraba en las sombras, mientras el viejo largaba puñaladas al aire tal como si estuviera en pleno duelo con un fantasma. Cuando el niño abrió la puerta el anciano se abalanzó sobre ella y se dirigió a María con los ojos como escapados de sus órbitas. Y fue entonces que le asestó a la muchacha una brutal puñalada diciéndole con furia:-"¡Esto es para vos perra!..."Dionisio entonces comprendió lo que sucedía. Sus temores se habían confirmado y trató de impedir que el abuelo hiriera más a su madre interponiéndose entre ambos mientras le gritaba: "¡No abuelito, a ella no!", pero el anciano con su fuerza multiplicada por su estado lo apartó varias veces con manotazos frenéticos , pero el niño volvía a interponerse y a rogarle que no dañara a su madre. La hoja del facón chocó varias veces con su cuerpo y recibió profundas heridas en sus brazos, en su ingle y en una feroz arremetida le abrió su vientre. Bañado en sangre vio como el abuelo destrozaba a puñaladas a su madre que apenas pudo oponer resistencia tratando de cubrir la cunita de la niña.Mientras el anciano continuaba con su furia sangrienta, Dionisio como pudo logró entre las sombras arrastrarse hasta la cunita de su hermana para protegerla. La madre, aún con un resto de vida trataba de impedir que el viejo siguiera atacándola y en ese intento tomó la hoja del facón para detenerlo con su mano derecha y ésta le fue casi cercenada por el filo implacable del acero alemán. Dionisio logró sacar a la pequeña de la cunita y arrastrándose salió con ella tratando de dirigirse al rancho donde dormía su tío Eduardo quien ante los gritos ya estaba acudiendo sin saber exactamente lo que pasaba, caminando dificultosamente con aquel pie de madera tallado por el mismo. Mientras su tío al descubrir la razón de todo trataba de detener al anciano en su furia demencial, el gurí llegó a la choza, se trancó por dentro con un grueso albardón y envolvió a su hermanita en unos trapos, mientras él con una camisa de se fajó fuertemente el vientre al notar que parte de sus vísceras se le estaban escapando por la profunda herida. Apagó el candil y en silencio se acurrucó debajo del catre con su hermanita apretada entre los brazos.En ese instante sintió a su tío en el patio clamar por un cuchillo buscó uno en la oscuridad y se lo alcanzó. Volvió a encerrarse. Escuchó a ambos hombres luchando. Maldiciones y quejidos llenaban la noche. En unos instantes sintió unos pasos acercándose a la puerta y a alguien que daba unos fuertes golpes. Era su abuelo que lo llamaba. Guardó silencio. Pocos minutos después escuchó los pasos del viejo alejándose entre maldiciones, hasta que el silencio se ...


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.