peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


maduro.y.apasionado.xxx.les.peperonity.net

Ella, mi debilidad - 3

Autora: Chana, chilena

10 min.
Hilda: salió con la señora, si la va a esperar, que no sea en esta cocina – se acerco a mi y me hablo al oído – ni cerca de mi hija

.........................................

Claudia: - saque mi plato de comida y me fui de vuelta al comedor –

Flor empezó hacer aseo en la sala que quedaba al frente y de nuevo mi cámara se convertía en mi mejor amiga, la volví a enfocar, otra vez el zoom, pero esta vez ella sabía lo que estaba haciendo, me sonrió y yo hice nuevamente clic… termine de comer y estaba sumida en mis pensamientos cuando llega Paula enfadada

Paula: nos vamos de aquí
Mónica: no puedes hijita, tienes que comenzar ahora tu estadía en esta casa
Paula: - subió las escaleras, yo tomé mi cámara y la seguí, no sin antes buscar a flor de la cual me lleve una hermosa sonrisa y como fiel amiga continúe mi camino atrás de Paula –
Claudia: ¿Qué paso? – le pregunté mientras daba vueltas en la habitación insultando –
Paula: - se sentó en la cama – ¿Quieres saber lo que paso?

Paula

Mónica: ¿Tienes hambre?
Paula: no, solo quiero un café – mentí, mis tripas sonaban, pero quería terminar rápido con este asunto –
Mónica: bueno, entonces solo será un café
Paula: por eso vine, por un café

Llegamos y entramos a la cafetería, no hablamos nada hasta que estuvo el café en la mesa, luego ella puso su mano sobre la mía, sentí esa corriente por lo que la saque de inmediato

Paula: a lo que vinimos por favor
Mónica: no quiero que pienses que soy una mala mujer
Paula: tarde, muy tarde
Mónica: no me interrumpas
Paula: no creas que soy estupida
Mónica: esto será una pelea sin fin?
Paula: no, acabará cuando me termine el café, por que me iré
Mónica: - suspiró – tu padre me dio lo que jamás tuve
Paula: un padre? Por que tengo que decírtelo, el hombre estaba viejito
Mónica: me dio educación, me dio una oportunidad para poder tener una vida, esa casa es todo lo que me dejo y no la quiero perder
Paula: tu no la quieres perder, a mi me da igual
Mónica: pero necesito tu ayuda – volvió a tomar mi mano, esta vez no pude resistirme y la deje –
Paula: sabes, mi peor defecto es ser buena
Mónica: solo serán 6 meses Paula, por favor… podemos llevarnos bien
Paula: tu necesitas esa casa y yo dejar de verte
Mónica: solo serán seis meses, como sabes que no nos transformaremos en algo mas que la viuda de tu padre y la hija
Paula: a que te refieres? – le pregunte nerviosa –
Mónica: a una gran amistad – sonrió –
Paula: bueno, pero por favor, no quiero ser tu amiga, me basta con convivir contigo, no esperes nada mas de mi
Mónica: y como voy a estar segura que te quedarás los 6 meses?
Paula: te doy mi palabra Mónica, puedes caerme muy mal, pero no te dejaría en la calle
Mónica: confiare en tu palabra Paula
Paula: si, si… como no

Mire al garzón y de un segundo a otro la tenía muy cerca de mí, acarició mi mejilla y corrió un mechón de mi pelo para descubrir mi rostro, se acercó mas y mas y cerré los ojos esperándola, esperando su beso que en una eternidad se poso sobre mis labios, se alejo y me miró directo a los ojos, solo pude sonreírle, como una estupida pude sonreírle

Mónica: ves que no eres tan difícil – dijo acompañada de una risa burlesca –

La mire con rabia, con vergüenza, con ganas de matarla y ella lo disfrutaba, salí de ahí y quise correr pero tengo tan mala suerte que estoy en un país extranjero, donde no conozco nada ni a nadie por lo que tuve que volver al auto para sentarme a su lado y ver su cara de triunfadora en todo el camino, cuando llegamos baje rápido del auto y le di un gran portazo a la puerta

Mónica: no romperás tu palabra o si Paulita?

De nuevo en la habitación…

Claudia: que tipa mas perra
Paula: y me lo dices a mi?
Claudia: y que vamos hacer? No nos podemos ir – le dije pensando egoístamente en Flor –
Paula: por supuesto que no, nos quedaremos las dos aquí y le haremos la vida imposible a esa mujer
Claudia: así es, yo me quedo encantada aquí contigo
Paula: a si? tan encantada? Haber amiguita. Cual es tu presa ahora?
Claudia: no es una presa, es Flor
Paula: que mierda, ¿Ahora te gustan las plantas?
Claudia: si, estupida… es la hija de Hilda
Paula: la nana?
Claudia: si, de ella… y me odia
Paula: ¿se dio cuenta que acosabas a su hija?
Claudia: tu sabes, no me puedo controlar…
Paula: trata de no meterte en aprietos por favor
Claudia: no te preocupes amiga, seré mas precavida

Nos quedamos en la habitación, nos encantaba el acento por lo que televisamos un canal nacional, ahí nos quedamos por horas, hasta que oscureció, yo estaba acostada en mi cama y de pronto Paula se levanta

Paula: me iré a duchar
Claudia: bueno, anda tranquila
Paula: tu no te ducharás?
Claudia: no, es que tengo el olor a Flor
Paula: enserio, desde cuando te gustan tanto las plantas?
Claudia: no me molestes y ándate
Paula: trata de no ir acosar a la esclava Isaura
Claudia: - me tiró una zapatilla pero alcance a salir por la puerta –

Iba riéndome en el pasillo y de frente me encuentro con Mónica, la cual se queda de pie viéndome pasar camino al baño, me saco la ropa tranquilamente, y el agua comienza a caer sobre mi, necesitaba este momento de relajación, solo estaba parada ahí, bajo la regadera, me olvide del mundo por completo, hasta que siento una presencia, su presencia… cuando me di vuelta estaba junto a mi completamente desnuda, otra vez estática, otra vez completamente inmóvil pero ahora hay algo diferente, creo que la odio aun mas, seguí su jueguito, ella se acerco para besarme y yo me adelante, la bese, ella quería seguir pero no somos iguales, salí de la ducha tranquilamente me puse la toalla, ella estaba mirándome totalmente descolocada desde la ducha, me pare en la puerta y antes de salir le sonreí, ambas sabíamos quien había ganado esta vez, yo… Volví a la habitación dispuesta a contarle mi fechoría a Claudia, pero adivinen… ella no estaba ahí.

Claudia:

Ya les dije que no sirvo para estar en un mismo lugar, verdad?... bueno, salí de la habitación y comencé a recorrer la casa, al final del pasillo, la veo, ella tan hermosa con su pijama y yo aquí dando vueltas como una estupida, pienso en un millón de cosas para llamar su atención, desmayarme, gritar, hacerme la loca, llorar… pero no, no sirvo para la actuación, entra a su habitación y me doy animo para ir tras ella, miro a los costados para ver si no hay alguien y cuando llego a la habitación tomo una bocanada de aire y toco la puerta, espero unos segundos y alguien abre la puerta

Hilda: que se le ofrece? – dice parada en la puerta de la habitación –
Claudia: - lo único que puedo pensar es… conchasumadre – eh… es que perdí mi habitación y la casa es muy grande y bueno, no se yo… - comencé a trabarme por lo que me quede en silencio –
Hilda: las habitaciones de huéspedes están en el segundo piso
Claudia: obvio, como no lo pensé antes
Hilda: que descanse señorita – dijo para echarme –
Claudia: usted también, hasta mañana

Cerró la puerta y yo no podía sentirme mas imbecil, me senté en la escalera para que me pase la vergüenza antes de volver a la habitación y que Paula se ria de mi, siento la puerta de la habitación abrirse, y me escondo… atrás de una planta, si se que no es el mejor escondite, pero estaba nerviosa, la Señora Hilda se aleja y espero que llegue a su habitación para volver a intentarlo una vez mas… no creo que me salga papa Noel ahora… emprendía mi camino a su habitación, otra bocanada de aire, a dos milímetros de tocar cuando escucho la voz de Paula

Paula: oye, oye que estas haciendo ahí
Claudia: shh!... – le decía mientras me acercaba a ella que bajaba la escalera –
Paula: que te dije con respecto a la esclava Isaura?
Claudia: que podía amarla sin importar las barreras que tenga este loco amor, que se convirtió en una enfermedad para tu amiga, donde el verla es la única medicina que la mantendría viva?
Paula: no, que te alejaras
Claudia: si, si… claro, lo mismo que yo dije
Paula: te invito un cigarro
Claudia: te invito a que te vayas acostar y me dejes hablarle
Paula: tengo tus favoritos
Claudia: odio mi vicio…

Salimos ambas a fumar al jardín, y nos fuimos a la parte de atrás. La verdad es que yo la guíe hasta atrás para encontrar la ventana de Flor

Claudia: entonces querida amiga, cuéntame que paso? – le dije mientras me metía entre los arbustos en busca de la estúpida ventana –
Paula: la tipa se metió a la ducha cuando yo estaba en ella
Claudia: y supongo que no tuvieron sexo desenfrenado por que me arruinaste mi oportunidad de hablar con Flor
Paula: por supuesto que no Claudia, como se te ocurre… me da asco esa tipa
Claudia: te da asco su espectacular cuerpo o sus labios carnosamente infartántes?
Paula: me da asco que se haya acostado con mi padre
Claudia: buen punto, aunque yo igual no mas hubiera aprovechado
Paula: ella quiere guerra, y yo ganaré
Claudia: sabes, lo único que aprendí en historia, es que en la guerra nadie gana
Paula: esta guerra es diferente, nadie ...
Next part ►


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.