peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


maduro.y.apasionado.xxx.les.peperonity.net

Hasta que la Mafia nos separe - 3

Autora: Veersus, chilena

16 min. Me abrazo tan fuerte que creí que me haría perder la circulación, tenía un perfume tan exquisito… pero ahora se venían a mi cabeza todas esas complicaciones de vivir con alguien más…

Mariana: tenemos que comprar comida

Liliana: - se separo de mi, tomo mi cara haciéndome temblar y beso mi frente – de eso me encargo yo

M: ya te he dicho que soy un caballero – dije comiendo otro bocado y quitándole la mirada tratando de disimular mi enrojecimiento –

L: esta será nuestra primera pelea?

M: - negué con mi cabeza, para terminar de tragar – no esta en discusión

L: hagamos algo – tomándome del mentón obligándome a mirarla – mitad y mitad

M: - asentí –

L: - beso la comisura de mis labios –

M: - corrí mi cara tratando de dejar aun mas alejados sus labios de los míos – come un poco aunque sea

L: bueno – dijo riendo ya que sabía lo nerviosa que me ponía –

Comimos y luego tomamos el camino a mi departamento, vengo aquí cuando tengo días libres, si bien no son muchas veces, lo disfruto al máximo, me encanta la compañía de mi soledad… pero ahora es diferente no estoy sola… deje el auto en el estacionamiento y subimos al departamento 605…

Liliana: hay algo que no te he preguntado – dijo mientras me quitaba la llave para abrir ella –

Mariana: que cosa? – dejándola pasar –

Entro y sí, tengo un muy buen gusto, el departamento esta decorado en 3 clásicos colores, negro, rojo y blanco… por lo que cada cosa combina con otra del lugar… ella quedo bastante sorprendida así que lo único que puedo decir es gracias, por la cara que puso…

Mariana: te gusto?

Liliana: wow, me encanto… enserio

M: y que es eso que me ibas a preguntar – mostrándole la habitación –

L: cuantas camas tienes?

M: - la volví a mirar en cuanto abrí la puerta de la recamara – una

L: m… como lo haremos?

M: bueno de eso nos preocuparemos, cuando tengamos que preocuparnos

L: tengo hambre

M: acabamos de comer

L: lo sé pero ahora estoy feliz y tengo hambre

M: tendremos que ir al supermercado

L: puedo ir yo?

M: sola?

L: si – dijo con una gran sonrisa – y así pasó a mi casa a buscar un poco de ropa

M: bueno, mientras yo descansare por que anoche no dormí nada

L: por que? – pregunto mientras ordenaba sus libros y se acomodaba la chaqueta –

M: cosas que daban vueltas en mi cabeza

L: a mi también me paso lo mismo… - dijo quitándome las llaves del auto – pero en mi cabeza no daban vuelta cosas, sino que tu – beso mis labios muy rápido para que yo no pudiera escapar y luego se rió –

M: traviesa

L: ese es mi encanto… - fue lo último que le escuche decir antes de que cerrara la puerta –

Tocan la puerta y sonreí al pensar que era ella… pero no, era el viejo… abrí la puerta y el me empujo enojado haciéndome caer al suelo pero me reincorporé de inmediato

EV: que mierda estás haciendo Loba?

Loba: - solo pude mirar al suelo con una impotencia inexplicable al no saber que decir, por que ni yo misma sabía que estaba haciendo –

EV: el plan era entrar a su casa, no que ella entre a la tuya, pensaste que no me enteraría? – pregunto mientras me empujaba hacia una pared –

L: - solo intentaba alejarlo de mi con las manos, pero me fue imposible –

EV: - apretaba mi cuello con sus grandes manos – yo se lo que dices, lo que haces y hasta lo que piensas pequeña loba

Estaba a punto de perder la conciencia, cuando escucho la voz de Liliana y como se subía a la espalda de El viejo como un puma obligándolo a soltarme y a dejarme respirar otra vez… La tiro al piso, y me miro con esos ojos que solo vi mirar a sus enemigos, jamás a mí…

EV: tu sabes lo que tienes que hacer Loba… - miro a Liliana y le sonrió, luego salió del departamento dando un gran portazo –

Me tome la cabeza y luego me arrodille frente a Liliana que aun estaba en el piso en estado de shock, le pregunte si estaba bien pero ella no me respondió, en cambio dijo otra cosa

Liliana: no se que me da mas miedo, que tu conozcas a esa clase de personas o que yo no te conozca a ti…

Me miro a los ojos por un largo tiempo, intentaba descifrarme… pero yo no soy esa clase de personas… me puse de pie y le pregunte

Mariana: por que volviste?

Liliana: por que el paso por mi lado y me sonrió de la misma manera que lo hizo ahora…

M: gracias – dije estirando mi mano para levantarla –

L: no se por que Mariana, pero yo confió ciegamente en ti… por eso, solo preguntare una vez

M: - la mire directo a los ojos, dispuesta a decirle toda la verdad – pregúntame

L: - tomando mi cuello, para acariciar las marcas recién hechas – hay algo que tengas que decirme?

M: no – dije mirando mis manos, siendo incapaz de mirar sus ojos, no pude… me acobarde –

L: - con su dedo índice subió mi mentón – tranquila

Me sonrió y me abrazo, o yo la abrace a ella? No tengo idea… pero ahí estábamos las dos, paradas en medio de mi departamento y sin soltarnos, creo que era yo la que no la soltaba…

Liliana: quiero ponerte crema en las marcas – dijo dándome pequeños golpecitos en la espalda para que la soltara –

Mariana: ah?... si, claro – dije soltándola rápidamente y dándome vuelta para disimular nuevamente mi nerviosismo –

L: oye – dijo tomándome el rostro con sus dos manos – a mi también me encantaría estar todo el día en tus brazos, pero moriríamos de hambre – dijo tocándose la barriga – y yo no quiero que a ti te pase algo – tomándome la cara para besarme –

“Y YO NO QUIERO QUE A TI TE PASE ALGO”… saque sus manos, y fui a la habitación, sabía que ella no me seguiría, por alguna razón lo sabía y necesitaba esa soledad para recordar que estaba haciendo, por que la había conocido y que mierda estaba sintiendo ahora… había olvidado que mi trabajo al fin y al cabo es matarla, a ella y a toda su familia, para salvar mi pellejo, para salvar a mi familia… pero ella en cambio da vuelta mi mundo en 180 grados y me hace sentir viva, me hace sentir avergonzada, insegura, inquieta… y yo no quiero que a ti te pase algo?... me quede dormida después de un rato… y cuando me despierto la tengo a ella acurrucada en mis brazos, tapada con una frazada que también me tapaba a mi… salí de la cama por un vaso de agua y cuando me volví acostar ella me miraba con esos enormes ojos color miel…

Liliana: me asustaste

Mariana: solo fui por agua – dije levantando el vaso –

L: tienes hambre? – me pregunto mientras yo me sacaba la ropa –

M: no, gracias… solo quiero dormir

L: por lo que veo dormiremos las dos

M: te incomoda mucho dormir con una lesbiana?

L: no, creo que a la lesbiana le va a incomodar mucho mas dormir conmigo

Dijo esto sacando su polera, y luego sus pantalones, los que vi salir con su diminuta ropa interior y dejando para el final su brasier… los saco mientras me sonreía y yo sostenía la mirada directo a sus ojos e intentaba sonreírle también, pero cuando dejo caer su brasier sobre la cama me fue imposible no girarme y ruborizarme nuevamente…

Liliana: jaja, ven a la cama chica ruda…

Mariana: eso es trampa… jamás me imagine que te ibas a desnudar

L: ni yo – dijo tapándose –

M: - la mire sorprendida, me encanta que sea impredecible –

Me acosté a su lado e intentamos dormir, en cada roce de su piel me despertaba, era imposible dormir tranquila con ella aquí, desnuda… me fue imposible contenerme, me fue infinitamente imposible no tentarme, no lo pensé, no sabía como terminaría, pero si sabía que quería empezar y tratar de que dure unas cuantas eternidades… Eran mas o menos las 3 de la mañana cuando una de mis manos la abrazo y termino en su abdomen, no se por y no se como me atreví, pero comencé a subir lentamente mi mano por su abdomen plano hasta sus pechos, ella suspiro y puso su mano sobre la mía por un segundo creí que la sacaría pero me ayudo a masajear su busto… comenzó a respirar mas agitada en cuanto sintió mis labios en su cuello y hombros, se giro y no besamos… simplemente nos besamos, pero fue eso lo que me volvió la mujer mas débil del mundo, no dejamos de besarnos ella se subió sobre mi, comenzó a sacarme la ropa, su ansiedad la hacía volverse torpe y ahora era yo la que tenía el control, la recosté debajo de mi y la bese, desde la frente hasta el fin de su abdomen, apreciando cada centímetro de su piel… mis dedos jugaban en ella, escuchaba sus gemidos y no quería que acabara, tomo mis cabellos y me obligo a bajar entremedio de sus piernas, eso era lo que quería y eso fue lo que hice… la bese, la lamí, la acaricie… le hice el amor… me recosté a su lado y basto que ella me abrazará para caer a dormir hasta la mañana siguiente, me desperté por el frío de las ventanas abiertas… la busque por la cama con los ojos aun cerrados y no estaba, me levante apresurada y fui a la cocina y tampoco estaba ahí, fui al living y en la mesa de centro había un papel “me fui a clases, salgo a las cuatro… fue maravilloso lo de anoche PD1: airea la casa, tiene olor a sexo PD2: te quiero” no pude contener la risa, me puse una bata y me fui a preparar café y volví a leer un millón de veces “PD2: te quiero”… me fui a duchar ya eran las 3 de la tarde, faltaba 1 hora para que ella llegue, contando las horas sin ella? Quien ...
Next part ►


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.