peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


maduro.y.apasionado.xxx.les.peperonity.net

Mi primer partido de Baseball

Autora: Cele

40 min. Tal vez algunos o la mayoría no sepan quién soy ni me recuerden pero antes escribía y publiqué aquí algunos relatos sobre experiencias sexuales que he tenido. Me alejé por un tiempo, ya no publiqué más relatos por algunos motivos personales que ha sido de lo mejor que me ha pasado. A pesar del buen momento personal que estoy viviendo, el gusanito de publicar otro relato en esta página fue muy fuerte, mas luego de seguir leyendo tan buenas historias de distintos (as) escritores (as). Ha pasado tiempo luego de mi última publicación y ahora vuelvo a publicar otra historia que a comparación de mis otras historias es mas largo pero eso sí, una experiencia real como mis demas relatos. Deseo sea de su agrado, deseando publicar otro relato más adelante Y aunque no sé en cuanto tiempo, espero que sea pronto.

De nuevo me presento, me llamo Celeste, mi edad… bueno, ando en los veintitantos años, soy blanca, cabello castaño oscuro lacio, poco mas debajo de mis hombros, ojos oscuros, delgada, 1.71 de estatura. Mi cuerpo, mmm, mis senos son mi principal atractivo, grandes y naturales, de talla 34 c, mi trasero normal, redondo y piernas torneadas. Me siento a gusto con mi cuerpo y cuando puedo me encanta lucirlo con ropa coqueta, femenina.

Estaba en ultimo semestre de la universidad en la carrera de Derecho, por lo que ya todo era mas estresante debido a exámenes, trabajos y por ser ya todo mas importante, estando a un paso de terminar la carrera. A mis 24 años ya me sentía realizada en ese aspecto, ya pronto terminaría y sería toda una profesionista, aunque en mi vida sentimental no tuviera en ese momento una pareja con quien compartir mi vida, mis logros o alegrías, si tenía muchas y muy buenas amistades.

A un par de semanas de iniciar los segundos exámenes parciales todos los chicos y chicas de la clase nos sentíamos un poco cansados, estresados, e inclusive nerviosos ya que solo faltaban dos exámenes mas para terminar la universidad, por lo que a Alejandra, una amiga de la clase que es la clásica chica fiestera y alegre de nuestro grupo de amistades, se le ocurrió la idea de que el siguiente fin de semana saliéramos en grupo a un lugar donde divertirnos, lo cual a todos nos pareció una buena idea. Para esas fechas el equipo de béisbol de la ciudad estaba en las finales, razón por la que uno de los chicos de nuestra clase comentó que fuéramos a un partido para ver a nuestro equipo; muchos aceptaron, y yo también acepté, ya que aunque no me gustaba mucho ese deporte ya con el hecho de que el equipo estuviera en las finales era muy bueno y según comentaban algunos había buen ambiente en esos partidos.

El sábado por la tarde nos vimos en la universidad todos los que íbamos ir al juego, ya que anteriormente quedamos en vernos ahí para irnos todos juntos. Éramos 4 chicas y 5 chicos, de los cuales solo conocía a uno, David, que era de la clase, y los otros 4 eran invitados de mis amigas. Yo me puse una minifalda de mezclilla hasta medio muslo, una blusa blanca de tirantes y un chaleco de mezclilla para tratar de esconder un poco con eso el tamaño de mis senos, aunque era difícil tapar bien unos senos de talla 34 c., también otra amiga, Jimena, iba de minifalda y blusa, y Alejandra y Gabriela, otra amiga, de jeans y blusas coquetas. Ya en la universidad nos fuimos en varios carros, en 4, yéndome yo con Alejandra que era mi mejor amiga y era la única que sabía que yo soy bisexual. Durante el trayecto Alejandra me comentó que antes de que yo llegara, ya que por algunos asuntos personales fui la última en llegar con ellos, se pusieron de acuerdo de que luego del partido iríamos a un antro para seguir de fiesta. Me gustó la idea de irnos a seguirla a bailar y tomar un poco, aunque no conocía a los demás chicos, lo único que quería era divertirme y distraerme un poco, olvidándome por una noche de las preocupaciones y del estrés de la universidad.

Llegamos al estadio luego de unos 25 minutos ya que está algo retirado y el estacionamiento estaba lleno, aunque como no iba seguido a ver juegos de béisbol no sabía si siempre se llenaba o no. Alejandra y yo bajamos del auto para unirnos con los demás, y para nuestra suerte 2 de los chicos tenían contactos con gente que trabaja en el estadio, por lo que les dieron boletos de cortesía, lo cual nos alegró a todos ya que no gastaríamos en eso. Entramos al estadio y fuimos a nuestros lugares, y realmente era buenos lugares, justo detrás de la banca de nuestro equipo en el segundo nivel, donde teníamos una buena vista; era la parte de la primera entrada cuando llegamos. Había muchos vendedores pasando por las gradas, vendiendo papitas, dulces, donas, tortas, cerveza, etc, prácticamente de todo, y de inmediato todos pedimos una cerveza para disfrutar mejor del béisbol. Pasaron algunas entradas del juego, las cuales fueron muy emocionantes, y aunque solo se hicieron pocas carreras todos estábamos contentos ya que nuestro equipo iba ganando en ese momento 2 carreras a 1. Se sentía un buen y agradable ambiente en el estadio, ya que había muchos grupos de amigos, de familias, de todas las edades y apoyando todos a nuestro equipo, victoreándolo todos cada vez que metía una carrera o cuando sacaban a un rival con un out.

Terminó la parte baja de la tercera entrada, y mientras los equipos salían a la cancha nosotros platicábamos animadamente, de todo menos de la universidad, nadie se quería acordar de eso. Durante la plática escuchamos a la voz del estadio que decía que diéramos un fuerte aplauso para las “vaqueritas”, quienes eran las chicas de la porra del equipo. Siete chicas salieron a la cancha, parándose frente a la banca de nuestro equipo, y comenzaron a bailar al ritmo de la música reggeaton que se escuchaba del sonido del estadio. Lucían hermosas todas las porristas, vestidas con una blusita roja de mangas cortas y anudada al frente dejando ver sus vientres, un chaleco color crema con el logotipo de una cerveza en la espalda, una faldita roja tableada que dejaban ver que debajo tenían un pequeño short blanco, y abajo unas botas del mismo color que el chaleco.

Como dije, todas lucían muy bien, pero en especial me llamo la atención una chica delgada pero de cuerpo bien formado, de cabello castaño oscuro, lacio y brillante, aunque desde lejos no podía notar muy bien sus formas se notaba que tenia buen cuerpo y una cara preciosa; todas bailaban muy bien pero yo solo miraba a esa chica que realmente me parecía hermosa. Luego de unos segundos de más baile terminaron y entre aplausos se despedían ellas con las manos mientras salían por uno costado de la banca de nuestro equipo. El juego continuó y seguimos viéndolo animadamente, aunque la imagen de esa porrista me había gustado y esperaba verla mas adelante con otro baile. Casi para terminar esa entrada, para mi felicidad, veo a esa porrista junto con otras dos caminar por las gradas, sonrientes y animadas entregando regalos como llaveros y vasos a los aficionados. Mis compañeros se entusiasmaron al verlas, al igual que muchos otros hombres de por ahí, y no faltaron chiflidos para ellas quienes sonreían por sentirse tan halagados con todo eso. Yo solo veía a esa chica, realmente hermosa, pasar por entre la gente, viéndola apenas por la gente que me tapaba en frente, sin que nadie de mis acompañantes notara como esa chica me tenía hipnotizada sin poder apartar mi vista de ella.

Luego de regalar artículos del equipo las tres chicas se pararon a nuestro lado derecho sobre las escaleras, quedando esta chica que me había gustado a primera vista, a unos 7 metros de donde me encontraba y sin que nadie me tapara esa bella imagen. Pude ver que tenia una bella piel blanca, unas piernas espectaculares, bien torneadas, y bajo esa blusita roda se notaban unos senos bien desarrollados, grandes para su edad, ya que parecía tener unos 20 años cuando mucho, y una cara muy bella, como de niña aunque desde algunos ángulos unas facciones de hermosa adolecente, sonriendo y platicando con sus amigas. Trataba de ver el juego, al igual que mis amigas que no perdían detalle de lo que pasaba en la cancha, pero esa chica era como un imán para mí y no podía dejar de mirarla, hasta que de seguro sintió mi mirada y volteó hacia mí, tomándome por sorpresa su mirada. Al verme solo me sonrió tiernamente, era una sonrisa tan hermosa que mi corazón parecía detenerse de gusto, de emoción, para luego ella volver a la plática con sus amigas. Escuchaba gritos animados de la gente que de seguro por el juego, pero en ese momento no me importaba eso, solo ver a esa hermosa chica que estaba a unos metros de mi y luego de unos segundos de nuevo voltea hacia mí, sonriéndome esta vez de forma más tímida, como si le incomodara que la estuviera mirando con mucha atención; yo solo pude sonreírle, no sabia que hacer, solo sonreírle, y ella sonrió un poco mas cuando vio mi sonrisa para de nuevo seguir con sus amigas en su plática.

Esta chica me hacía sentir algo inexplicable, me provocaba verla y conocerla, hablar con ella, enamorarla, hacer todo para que se fijara en mí, pero no me animaba ya que temía ser rechazada porque no todas son lesbianas o bisexuales como yo. Luego de unos minutos vi como ella junto con las otras dos chicas comenzaron a caminar alejándose de ahí ya que un hombre que tenía la camisa de la cerveza patrocinadora del equipo las había llamado, se seguro era su jefe. Las tres se fueron caminando por las gradas pero esta chica volvió a voltear hacia mi, un poco tímida, sonriéndole yo contenta por ese detalle y volteándose ella de inmediato al verme sonreírle. Estaba segura de que la había asustado con mi insistencia de verla y de que ya no se pondría cercas de mi; afortunadamente ninguna de mis amigas y demás con quienes estaba se dio cuenta de lo que había hecho.

Pasaron otras entradas, el juego siguió su marcha y ya nuestro equipo iba ganando 5 a 3, entre gritos de apoyo de toda la gente del estadio, aunque los chicos que venían con nosotras ya estaban un poco pasados de cerveza y ya gritaban de mas, lo cual me incomodaba aunque parecía que a mis amigas no, de seguro era algo normal que la gente en los estadios se animara mas con la cerveza para apoyar al equipo.

Llegó el fin de la parte baja de la 6ta entrada y tras unos segundos la ...
Next part ►


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.