peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


jesus curando - Newest pictures
palabras.de.fe.peperonity.net

<+>'¿Conoces a Jesús?<+>'



¿Conoces a Jesús?

Juan 1:29-34; 1 Juan 2:3-6; Job 42:3-6

Introducción.

A Juan, el último de los profetas, le correspondió señalar con su dedo al Mesías esperado. Este es el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. En ese momento quedó cumplida su misión: preparar el camino y presentar al Mesías. Dos veces dice Juan: “Yo no lo conocía”. “El que me envió a bautizar con agua, me dijo: Aquel sobre el que veas descender el Espíritu y permanecer sobre El, ese es el que bautiza en el Espíritu Santo”. Muy importante fue para Juan saber que Jesús era el Mesías. Con todo, junto con ese conocimiento de la misión de Jesús, tuvo otro mas decisivo en su relación con El: el conocimiento de la adhesión personal, dejó su ministerio personal para que el ministerio de Jesús creciera y envió a dos de sus discípulos que siguieran al maestro, reconociendo que Jesús era el señor y a El tenía que servir y adorar.

Proposición interrogativa.

¿Conoces a Jesús realmente?

Desarrollo.

En la relación entre las personas, cuenta ante todo el conocimiento que da el amor. Conocer a alguien como persona es completamente distinto de conocer datos como su edad, fisonomía, profesión, etc. Conocer datos de una persona es reducirla a la calidad de objeto, el conocimiento de una madre a su hijo o de un enamorado a su amada es de otro orden. Por el amor la persona deja de ser objeto y se transforma en un Tú semejante al Yo. Es útil conocer datos sobre Jesús, cuando nació, como murió, que predicaba, milagros que hizo, etc. Pero lo que de veras interesa es el conocimiento propio del amor. Solo quien ama tiene experiencia de quién es el otro, y comparte su Ser. Entre quienes se aman se da la comunión; cada uno siente lo del otro como propio, y recordemos que eso es el Reino de los cielos; comunión con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, y en El comunión con los hermanos.

De acuerdo a esta definición del conocimiento, ¿como podemos darnos cuenta que conocemos al Señor Jesucristo?

En la oración, cuando contemplamos a nuestro amado, sin dedicarnos solo a pedir cosas, sino a estar con aquel a quien amamos, entramos en comunión con Dios y eso es conocerlo. El apóstol Juan es claro cuando dice: “quien no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor”. Nos quiere decir que hay que tener una experiencia del amor para saber quien es el Señor. ¿No es cierto que cuando amamos y somos amados, consideramos que no hay experiencia mejor?. Pero el amor es un modo de ser; nadie ama a Dios si no ama al prójimo, el mismo apóstol Juan nos vuelve a hablar: “en esto hemos conocido el amor, en que El puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?. Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad”. Esta es la forma infalible de saber si conocemos a Jesús el Señor, no el hombre de la historia que anduvo en Galilea, sino al Salvador y Señor de la humanidad, a quien debemos adorar y rendir todo honor y Gloria.

El egoísmo que se muestra en nuestras vidas implica un desconocimiento absoluto de la persona de Jesús, no conocemos su obra y no tenemos una comunión personal con El, estamos aislados y ensimismados, como los anacoretas del III siglo, que creían que apartándose del mundanal ruido, podían tener una mejor comunión con Dios, negando de esta forma lo mejor de Dios, que es dar. “Porque de tal manera Dios amó al mundo, que dio a su hijo unigénito”. La vida es comunicación y eso es conocerse, dijimos algún tiempo atrás que la venida del Salvador al mundo es el grito de Dios, donde nos comunica a raudales su amor. Si nosotros proclamamos conocer a Jesús, debemos estar dispuestos hasta dar nuestras vidas por El, o por nuestros hermanos, debemos ser capaces de crucificar al Yo, y reemplazarlo por el Tú, la comunicación debe aumentar, es decir la capacidad de dar, yo doy, tu das, el da, nosotros damos, y que ocurre si todos conjugamos de esta forma el verbo, que todos recibimos, esto es comunicación, lo contrario del aislamiento y ostracismo en que se debate esta humanidad. Si decimos conocer a Jesús hay que mostrarlo, y esta es la forma concreta de hacerlo, lo demás es teoría y buenas intenciones.

Conclusión y llamado.

Hoy es tiempo de considerar, cual es nuestro conocimiento del Señor Jesús, cuanto lo amamos, y cuanto estamos dispuestos a dar por su nombre. La palabra del Señor está llena de la personalidad de su autor, nos muestra claramente como debemos actuar aquellos que decimos conocerlo, en los pasajes que hemos leído se nos muestra a aquellos que han conocido a Jesús, como han actuado frente a este conocimiento, han hecho su adhesión personal, Juan terminó con su ministerio y envió a dos de sus discípulos a seguir a Jesús, el apóstol Juan, nos enseña que hay que amar a los hermanos de una forma concreta y no de palabra, si realmente conocemos al Señor. Entonces ahora solo falta que cada uno de nosotros tome una decisión personal frente al conocimiento del Señor y haga su propia adhesión a la causa del Señor, amando a sus hermanos, dejando el egoísmo y comunicando lo que tiene, es decir dando, compartiendo, luchando cada día contra las astucias de este mundo y su Rey, no mirando cada uno por su propio bien solamente, sino también por el de los demás, venciendo de esta forma el egoísmo, imitando al maestro que dio su vida por nosotros, el máximo ejemplo de generosidad, haciendo esto mostraremos que realmente conocemos a Jesús. Que hoy sea el comienzo de una nueva etapa en nuestras vidas, para que mostremos el conocimiento que tenemos del Señor.


Autor: Luís Bone Castillo


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.