peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


f a m - Newest pictures Comics/Fantasy/Anime
reflexiones.peperonity.net

-=Detras de cada hombro=-

>THE EMPORIUM<

DETRAS DE CADA HOMBRO

“Tu luna en la ruta nocturna te recordará siempre de donde viene la luz que ella te ofrece … es el reflejo del sol!…así mismo será como los demás verán tu esencia: reflejada en cada reacción, gesto y palabra que tu boca comparta…cuida tu sol…y podrás dar de ti lo que todos estamos necesitando…”

El viejo cacique miro calmado la mirada interrogante del joven indio…y su voz antigua habló:

“tu mente esta llena de espacios para llenar, tus pies descalzos caminarán por montañas y nieves, se refrescarán en cristalinos lagos y se quemarán con la arena seca de los desiertos, tu piel atravesará caminos de rosas y de espinas… tus manos acariciarán con placer superficies suaves y se rasparán con asperezas que la tierra de la vida le tiene preparadas… avanzarás muchas veces agotado y otras lleno de vibraciones positivas.

Habrán energías que te empujarán y energías que te fallarán… las sombras muchas veces no se verán en esos territorios, pero vendrán días donde veras sombras de objetos y personas que jamás pensaste ver…las sensaciones en esos terrenos tan diferentes te invadirán, enseñándote muchas veces un indescriptible placer y en otras un profundo dolor…


Habrán vacíos y presencias….aves volarán cerca tuyo mirándote con tranquilidad y dejándote ser, y enormes gavilanes te rozarán intentándote llevar a sus mundos oscuros…tu camino subirá y bajará… tu piel se ablandará y se endurecerá en respuesta a cambios de tu entorno…

Niño indio…tu camino recién comienza, has tenido hasta el sol de hoy experiencias que te hacen el joven que eres, y te han tocado recorridos duros en los que tu alma envejeció y aprendió…eres un niño viejo que tiene mucho pendiente aun, pero mucho asumido también…”

La luz casi enceguecedora del sol se reflejaba en la piel tensa y oscura del viejo cacique, el joven indio se preguntaba cómo el cacique podía mirar tan fijo sin entornar los ojos…miraba lejos…recorridos que seguramente el ya habría hecho… el joven pensó que estaría recordando sus propias rosas y sus propias espinas…

Es que los sabios del dolor suelen trasmitirlo con fuerza y autenticidad, solo si lo vivieron…

Lo raro es que el viejo indio estaba pleno y en armonía a pesar de hablar con experiencia del dolor, era como si el haber aprendido enseñanzas ocultas le hubiera regalado una paz envidiable…y la lección para el indio continuaba:

“ Joven indio, piedra por pulir, has aprendido ya mucho en tu dura piel de tigre que ha demostrado poder enfrentar fuertes uñas de animales pequeños y grandes… Cachorro de tigre que con inocencia se entrega a experimentar con todo animal del terreno que se le acerque…y eso es lo aplaudible en ti joven criatura, tu no temes, tu esperas, tu avanzas, tu no inventas, tu te muestras, tu quieres vivir tu camino, no lo supones… Y te empecinas por entender y conocer cada cambio de clima, cada ser viviente que se aproxime, tienes la sabia e ingenua fuerza de querer aprender…es tu joven alma la que te lo permite… esa joven alma que te acompañará en toda las sendas que elijas… llegado al final verás que esa parte inocente tuya, aun joven a pesar del tiempo, late como el día de hoy frente a mi, con la misma fuerza … Y ese alma joven no logrará comprender muchas veces a las criaturas raras que se atraviesen a su lado….y esta es la lección de hoy…”

El cacique miro al sol directamente con una concentración desafiante, como queriendo sacar de el la verdad que quería trasmitir, y dijo:

“Cada ser viviente se acercará a tus nieves y montañas , a tus lagos y desiertos, a tus rosas y espinas, con una carga detrás de sus hombros, pero tu solo les verás sus rostros”…

El cacique miró brevemente al indio como queriéndole atravesar hasta llegar a su esencia solo con su mirada, luego volvió a concentrarse en el horizonte: “muchos rostros no aprendieron a decir aun nada…y no te podrán decir nada…solo se acercarán a ti indio de alma joven, y tu instintivamente siempre extenderás tus manos para dar tu bienvenida, tu cuerpo querrá un sano contacto con el ser que se acerque…pero la historia que viene detrás de su espalda es lo que lo determina a ser como es…a no tener la misma naturalidad que te marca a ti, … serán gestos que no te dicen mucho de su esencia…solo actuarán en relación directa a lo que sus montañas y desiertos les enseñaron… reaccionarán a tu abrazo según cuántas espinas tengan enterradas, se animarán a llenar los vacíos de tus manos según cuantas veces hayan sido llenados los suyos…porque fueron sus propias lecciones que quizás le enseñaron a apretar sus manos y cerrarlas para no dañarse mas…otras criaturas arañarán tus palmas apenas las vean extendidas, y otros por fin las apretarán con mas fuerza que tu a ellas…y sentirás un calor que atravesará tu piel cuando lo hagan…

La fuerza del agua puede ser de torrentes o de apacibles lagunas, la nieve puede derreterise en ríos azules o marrones, el agua puede purificarse o estancarse…y la variedad de esa rebelde naturaleza se reflejará en cada ser viviente que se aproxime a tu camino…

Tu camino es tuyo y nadie mas que tu esta para recorrerlo. Los demás serán compañeros de ruta, o simples visitas,…Pero todos, absolutamente todos tienen un lazo invisible que los ata, que los une, con mas fuerza o con menos fuerza, según la fluidez que cada vínculo permita, según los permisos que esos cuerpos se den, según la historia que cuelgue de sus hombros…según el recorrido que alcances ver detrás de su espalda…”

El joven indio no comprendía que hubiera un lazo invisible entre todos, para el todo era sencillo y transparente…

El cacique alzó nuevamente su mirada al sol, y lentamente la bajó…y lo miró directo a los jóvenes ojos, de su mirada emergía una intensidad de calor que invadió placidamente al joven, la sensación tibia en sus entrañas llegó junto con las palabras que le escuchó:

“Le llaman amor. Lo que hagas con el tuyo… es el que aprenderán los que vengan. El lazo se hará cada vez menos invisible si lo mostramos con más claridad. Tu lazo con cada ser viviente será diferente, pero la energía que corra dentro de ese cordón es lo que hace visible y real al lazo. Mira en tus nieves y montañas con esa misma mirada que tienes hoy. La sabiduría que tiene tu inocencia será ejemplo para muchos si sabes cómo trasmitirla y protegerla”.

“Pero”… dijo el joven indio ante tanta responsabilidad que acababa de recibir,… “¿cómo logro trasmitirla hasta el fin de mis noches y días?”

El cacique quedó en un silencio que al joven le pareció eterno, incluso se preguntó si lo habría decepcionado con su duda…pero el indio sin trasmitir más que tranquilidad en su voz le dijo:

“Mira a las sombras de tu camino con esa mirada limpia que tienes hoy, enfrenta los gavilanes con esa misma luz que trasmite tu cuerpo, no dejes que la oscuridad de las sombras o la enormidad brava de un gavilán te roben lo único que tienes y que podrá servir a los otros de tu generación y de las siguientes…, tu inocencia ante el miedo, tu fe en que a pesar de lo largo de las sombras, o lo penetrante de las uñas del gran ave… esa parte de ti, jamás se irá… podrá arrinconarse en partes tuyas pero siempre renacerá… tu sonrisa a pesar de las oscuras historias que veas detrás de las espaldas de aquellos que crucen en tu recorrido,… la esencia tuya…no debe irse jamás… ese es tu compromiso… tu sabrás luego qué hacer con los gavilanes, las sombras y las noches, … porque tu luna en la ruta nocturna te recordará siempre de donde viene la luz que ella te ofrece… es el reflejo del sol!… así mismo será como los demás verán tu esencia: reflejada en cada reacción, gesto y palabra que tu boca comparta… cuida tu sol… y podrás dar de ti lo que todos estamos necesitando…”

El cacique se levantó lentamente mirándolo con la paz de haber llegado a donde quería llegar, de haber pisado la tierra del joven que quería amoldar…le enseñó los primeros pasos de su trayecto, el viaje de ese indio joven ya era largo pero aun faltaban mas caciques con verdades y lecciones para darle, el viejo y cansado indio ya había aportado su diamante en bruto al joven indio, ahora era asunto suyo pulirlo con las enseñanzas que iría recibiendo…

Los pies del cacique no dejaron pisadas, y se fueron en silencio.

Y el joven indio quedó mirando el horizonte que había detrás de la espalda del viejo, y que antes no había apreciado…


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.