peperonity.net
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


todorelatosxxx.peperonity.net

Mi rica hijastra

Eran las once de la noche, un
pequeño ruido me despertó y
con ese pretexto me levante y me
dirijo a la sala donde se que
duerme mi hijastra, tiene quince
años y tiene el mismo cuerpo de
mi mujer a su edad. Es como
tener una segunda oportunidad
de tener el mismo cuerpo.
Como se imaginan, al conocer a
mi mujer ella ya tenia hijos asi
que no la pude gozar virgen.
Ahora cualquier pretexto me
sirve para ver a mi hijastra alli
tendida en su camita con sus
ricas piernas abiertas, en eso veo
al gato que pasa en el medio
mismo de sus piernas, que
envidia, ella se lo sacude y se
pone de lado dejando ver
algunos bordes de sus nalguitas
virgenes. Me acerco lentamente y
ella se sorprende, voy solo con
un pantaloncillo de algodon
grises que permiten ver el
contorno de mi miembro que
esta rigido. Le pregunto, pasó
algo, ella responde con la cabeza
que no, pero puedo ver como
mira mi miembro de reojo, esto
hace que se me levante un poco
y me palpite. Me siento en la orilla
de su camita para que no note
mi erección. Empezamos a hablar
de su reciente altercado con su
madre por una de tantas
indisciplinas de adolescente. (Les
juro que mi conciente lucha
contra mi cuerpo para no
desearla). Ella llora un poco y se
me acerca apoyando su cabeza
en mi hombro, en algún
momento con un movimiento
veloz ella roza mi miembro con
su mano por accidente(?) eso me
vuelve loco y la empiezo a besar,
despues de unos segundos al
frotar su brazo y besarla. Ella
pone su mano sobre mi miembro
a traves de mis pantalocillos y la
siento apretarlo con deseo (tal
como lo imagine, pense) mis
manos recorren sus tiernas
piernas con su carne tungente y
morena. La empiezo a explorar y
ella se rinde, mis manos rozan los
labios de su vagina debajo de
sus pantaloncito y mi boca
succiona su lengua, se siente que
no ha sido besada mucho.
Rapido la desnudo y tomo su
mano para introducirla dentro de
mis pantalones ya que mi
miembro lucha por salir y
sentirse envuelto en los jugos
calientes y humedos de ella, ha
esperado tanto y lo he frotado
tantas veces pensando en ella
que ahora el se desespera por
que yo cumpla la promesa. Le
advierto que no podemos
consumarlo sin preservativo y
ella me toma de la cabeza para
poner mis labios en sus pezones,
ohhh, que delicia, pezones recien
desarrollados, todavia duros y
terzos con cada movimiento de
mi lengua ella frota su vulva con
mi pene, ella todavia tiene su
braguita, mis manos se dirigen a
sus nalguitas, las apriento, ella se
aprieta a mi, lame mi oreja y me
susurra: Quiero sentir... Le digo
que solo un poco, quito su ropita
y su cuerpo es muy parecido al
de mi mujer por lo que al
colocarla con las piernas un poco
entreabiertas, mi pene puede
encontrar su entrada facilmente,
he recorrido tantas veces en mi
mente ese mismo camino y
ahora que estoy alli mi cuerpo
tiembla de solo pensar en
hacerlo en la vida real, mi glande
empieza a entrar pero veo en su
cara una señal de disgusto, por
lo que empiezo a recorrerla con
mi lengua, bajo por su ombligo,
por un momento recuerdo
cuando era una niña, pero la veo
cerrar sus ojos gozando, y la
vista de su piel me hacen pensar
en la rica mujer que tengo para
mi. Llego a su vulva y la veo alli,
rosada y deliciosa, sujeto sus
caderas con mis manos y con mi
pulgares separo sus piernas, eso
me permite ver sus labios
menores, su clitoris y su himen
intacto. Tiene un vello ligero que
ya le cubre buena parte del
pubis, con mi lengua haciendo
un recorrido en la orilla de su
vagina, ella se dobla hacia arriba
y me aparta la cabeza
bruscamente, siento la piel de
sus muslos en mis manos, ella se
detiene y me mira con asombro,
mueve su mano y se acaricia
luego pasa su dedo entre sus
labios dejando descubierto sus
jugos que empiezan a salir.
Vuelvo a lamerla hasta meter la
punta de mi lengua, siento sus
sabores nuevos, siento como su
espalda se arquea a cada leve
movimiento de mi lengua, me
acaricia los hombros y me guiña,
luego me pongo sobre ella y mi
pene se dirige directo a su vulva,
la penetro facilmente, es como mi
mujer pero mas rica, la
humeddad de ella mas la de mi
lengua facilita la entrada, cada
centimetro de mi pene la goza y
un sudor la recorre, mi espalda
se siente tensa y lista para dar un
golpe, pero la detengo, hay que
ser delicado con ella. A cada leve
movimiento de mis caderas ella
se calienta, meto mi mano detras
de su espalda y la siento humeda
de sudor de esa manera se
facilita para ella tragarme, se
abre y me recibe todo, estira su
mano y acaricia mis bolas, estan
casi adentro, yo no puedo resistir
la fricción de su vagina tan
humeda calientita cuando la
siento venirse en su primer
orgasmo, su espalda arqueada,
me aprieta y tras un largo
momento sin respiro ella deja
salir un quejjido, le tapo la boca y
continuo, mis jugos empiezan a
salir me voy poniendo mas
caliente,
la golpeo con mas
fuerza, golpe, golpe, golpe
sacudida, ella se estremece, mi
lecha inicial la moja mis nalgas
piden empujar mas fuerte, cada
sacudida puedo ver sus pechos
erectarse de placer, ahora si no
puedo detener mi eyaculacio
ahora voy, y en ese momento mi
mujer me despierta para
avisarme que voy tarde al
trabajo...Maldicion...


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.